jueves, 25 de agosto de 2011

PSICÓPATA DOMÉSTICO


Cualquiera que recuerde las películas destinadas a las mentes adolescentes, tales como Viernes 13, Scream, Sé lo que hicisteis el último verano, Pesadilla en Elm Street, etc, habrá observado que el motivo esencial del psicópata, en contra de lo que pudiera parecer, no es matar a las víctimas elegidas. No. Eso se diría que es circunstancial, secundario. El fin, el objetivo primordial, es generar miedo extremo en sus potenciales víctimas.
Se pretende, por parte del psicópata –escenificándolo adecuadamente- suscitar terror, angustia. Todo ello debe conducir a la derrota del sacrificado antes de afrontar la muerte. Pero la muerte, el golpe certero que acabe con la vida, deberá esperar hasta que la víctima proporcione a su verdugo el clímax, el pico más elevado de satisfacción. Durante ese ritual, generalmente, suele ocurrir que la víctima última (no por casualidad, una mujer, que representa al alma humana), dispone de la oportunidad para acabar con el criminal.
Es más, lo habitual es que la trama incluya la imagen del psicópata en el suelo, al borde de un abismo, aparentemente vencido. Y entonces entra en acción la ingenuidad -por parte de la víctima- y da por muerto lo que sigue vivo; oportunidad que el asesino aprovecha para dar algún golpe, disparo o hachazo más a la sufrida protagonista.
En guiones más elaborados, el psicópata es una bestia erguida con traje de Armani, o un científico loco con aspiraciones a amo universal. O un individuo con carisma, donde es mucho más difícil de reconocer su verdadero perfil.
Es el torturador más real, al psicópata que más abunda en la sociedad. Tanto es así, que esa figura puede ser trasladada a la familia de cualquiera de nosotros. ¿Os habéis fijado que en esas historias, cuando la víctima tiene la oportunidad de apretar el gatillo, el verdugo comienza a argumentar todas las injustificables razones que lo llevan a matar? Esa es la oportunidad que el hábil criminal usa para evitar su derrota/muerte, pues su explicación suele surtir efecto en la mente de la víctima, dilatando la decisión-veredicto que ya tenía dispuesta. Esa conversación también suele producirse con el psicópata ya herido, y la víctima se confía, da la espalda, hace uso de su buen corazón samaritano, y el asesino la mata…
Entenderéis que no estamos hablando de cine, sino de cómo las imágenes externas nos proveen de mucha y rica información que puede ser procesada para entender qué ocurre en nuestra vida. Porque a nadie se le debe escapar que, desgraciadamente, el psicópata no está en el celuloide. El psicópata, el ente carente de humanidad, empatía, nos rodea. Y compete a la conciencia denunciar ese comportamiento.
Consciente de que a alguno pueda escandalizar, diré que la familia al uso es habitual morada de monstruos, vampiros, psicópatas. Para ilustrar este aspecto sólo hay que recordar los cuentos populares que desde hace siglos recogen la sabiduría arquetípica. La madrastra representa a la madre de sangre que trata de envenenar a la hija que se rebela y niega a seguir con la cultura involucionista de su progenitora. La madrastra muestra afinidad con las féminas que siguen sus pasos, artimañas e ignorancias. Y si entre sus hijas no hay tales, las aborrece, abandona en el bosque u ordena que se las mate. Pero esas no son las peores. La máxima representación de la madre que boicotea a la hija-patita-fea es la que obliga a la criatura a dormir sobre las cenizas del hogar. Esas cenizas (de donde proviene la atormentada Cenicienta) personifican el hogar (equilibrio original) calcinado.
Esa madre es la psicópata por excelencia, pues las cadenas que amarran a su hija/o, la fusta con la que golpea, se llama ‘lazo carnal’. Obviamente, la variante masculina es idéntica en poder destructor.
No olvidemos que la cultura imperante es que el perdón todo lo puede. Ese perdón que ofrece la víctima a su verdugo es el instante de la película en que el ‘bueno’ da la espalda al psicópata, o escucha sus argumentos, se distrae, y éste aprovecha para volver a atacar. La cultura religiosa imperante desde hace dos mil años en Occidente nos obliga –a menos que no nos importe parecer malas personas- a perdonar, a excusar, a justificar lo injustificable.
Nada ha sido más propicio para el psicópata que la ligera interpretación que se ha hecho del bíblico ‘pondrás la otra mejilla a quien te golpee’. Esa expresión se comió hace mucho tiempo a aquella otra: ‘ama a tu prójimo como a ti mismo’ (Marcos 12:28), que promulgaba un claro equilibrio. Los hay que sólo se aman a sí mismos, y quienes sólo aman a los demás, en detrimento de ellos mismos. A estos últimos se les debiera avisar que puede haber depredadores sentados a su mesa durante la cena de Nochebuena, o esperándolos en la cama cada noche.
Una cosa es romper la rueda del odio, otra muy distinta no poner freno y final al abuso, a las acciones del psicópata que siempre justifica sus actos con lágrima fácil y promesas de cambio más propias de año nuevo. De algo no debe quedar duda: las víctimas conscientes de un psicópata, en tanto que conscientes, si mantienen amordazada la conciencia y no rompen ese estatus, son merecedoras de aquello que viven. (En términos globales es más sencillo de observar: los italianos tienen por Primer Ministro a Silvio Berlusconi. Y tienen lo que se merecen, puesto que lo han elegido cuatro veces. Hablamos de un narcisista e impresentable macho alfa que tiene enlaces con la mafia, miembro de la logia masónica ‘Propaganda Due’, que aspiraba -no sabemos si lo logró- a controlar el tráfico de droga.)
Otro aspecto no debe obviarse: habitualmente, las mujeres tienden a experimentar un sentimiento amoroso de marcado tono redentor. Sí, creen que el comportamiento más ‘canalla’ (que es el término usado para evitar expresar la palabra ‘psicópata’, de carácter más serio) puede ser aminorado y resuelto gracias a la persistente acción de su amor. Lógicamente, la dadora de ese amor va perdiendo la vida por el camino, pues la redención difícilmente llega. Y es que el término ‘psicópata’ no significa otra cosa que ‘enfermo mental que expresa una psicopatía, que es una anomalía patológica que altera su conducta social’. Sin reconocimiento de dicha realidad no puede haber solución, si es que la hay.
Cenicienta no transformó –amorosamente- a la madrastra en una buena madre, Scar no dejó pasar la oportunidad de herir el corazón de su –emocionalmente débil- sobrino Simba, Hamlet aborrecía la debilidad de su madre al casarse con el despreciable Claudio (tío del joven), y su amor no evitó la decisión materna. En el mundo arquetípico, manifestado en los cuentos, se nos habla de la lucha contra el depredador, el que obliga al destierro del protagonista, el que ha expoliado el hogar, quien ha reducido a la nada las capacidades creativas del ser.
Ese psicópata manipulador está en el origen del cuento.
Y para que la historia acabe con la restitución de lo perdido, la recuperación del equilibrio, el final del exilio, deben darse un condiciones elementales: el protagonista (tú mismo, lector) ha interiorizado su experiencia cotidiana, ha localizado sus deficiencias y taras emocionales, concreta y confirma en su mente la existencia del oponente, aquel/aquella que representa al psicópata (si lo hubiera) que lo drena energéticamente, y actúa en consecuencia: lo vence y expulsa, matándolo (figuradamente, se entiende), o abandonando el espacio de secuestro y partiendo hacia su particular mundo nuevo.
Un mundo nuevo que es condicional, pues sólo puede ser habitado cuando se han extirpado de la psique aquellos gérmenes que daban la bienvenida al acercamiento de potenciales psicópatas. Qué mejor final para un cuento que, permítasenos decir, no se habría escrito si en la cultura religiosa ambiental se hubiese repetido más aquello de ‘No penséis que he venido a poner paz en la tierra; no vine a poner paz sino espada. Porque he venido a separar al hombre de su padre y a la hija de su madre, y a la nuera de su suegra, y los enemigos del hombre serán los de su casa.’ (Mateo 10: 34). Advertencia en boca de un icono arquetípico que representa a la conciencia evolutiva de todas las criaturas que trabajan por el retorno al hogar.

2 comentarios:

Virginia dijo...

Tu post me ha parecido muy interesante y me lleva a reflexionar mucho sobre las actitudes que escogemos en la vida...uno nunca temina de conocerse. Pero bueno así son las cosas si se busca la Verdad. Gracias

Marcos NuMaN dijo...

Muy interesante y como dice Virginia invita a reflexionar y mucho.

Saludos!