martes, 1 de mayo de 2012

EL PRÍNCIPE FELIZ (1888)


El Príncipe Feliz, un cuento de Oscar Wilde

En la parte más alta de la ciudad, sobre una columna, se alzaba la estatua del Príncipe Feliz. Estaba toda revestida de una capa de oro fino. Por ojos tenía dos zafiros, y un gran rubí rojo ardía en la empuñadura de su espada. Los ciudadanos admiraban la estatua del Príncipe Feliz.

-Hermoso como una veleta –observó uno de los concejales, que deseaba aparentar ser conocedor de arte. 
-¿Por qué no eres como el Príncipe Feliz? -preguntaba una madre cariñosa a su hijito, que pedía la luna. 
Un hombre fracasado contemplaba la espléndida estatua y se felicitaba de que hubiera en el mundo alguien realmente feliz. 
-Verdaderamente parece un ángel -decían los niños hospicianos al salir de la catedral. 
-¿En qué lo conocéis -replicaba el profesor de matemáticas- si no habéis visto uno nunca? 
-¡Oh! Los hemos visto en sueños -respondieron los niños. Y el profesor de matemáticas fruncía las cejas, adoptando un severo aspecto, porque no podía aprobar que unos niños se permitiesen soñar. 
Una noche voló una golondrinita sin descanso hacia la ciudad. Seis semanas antes habían partido sus amigas para Egipto; pero ella se quedó atrás. Estaba enamorada del más hermoso de los juncos. Lo encontró al comienzo de la primavera, cuando volaba sobre el río persiguiendo a una gran mariposa amarilla, y su talle esbelto la atrajo de tal modo, que se detuvo para hablarle. 
-¿Quieres que te ame? -dijo la Golondrina, que no se andaba nunca con rodeos. Y el Junco le hizo un profundo saludo. Entonces la Golondrina revoloteó a su alrededor rozando el agua con sus alas y trazando estelas de plata. Era su manera de hacer la corte. Y así transcurrió todo el verano. 
Cuando llegó el otoño, todas las golondrinas emprendieron el vuelo. Una vez que se fueron sus amigas, sintiose muy sola la Golondrina. 
-El junco no sabe hablar -decía ella-. Veo que es muy casero. A mí me gustan los viajes. Por lo tanto, al que me ame, le debe gustar viajar conmigo. ¿Quieres seguirme? -preguntó por último la Golondrina al Junco. Pero el Junco movió la cabeza. Estaba demasiado atado a su hogar. 
-¡Te has burlado de mí! -le gritó la Golondrina-. Me marcho a las Pirámides. ¡Adiós! 
Y la Golondrina se fue. Voló durante todo el día y al caer la noche llegó a la ciudad. 
-¿Dónde buscaré un abrigo? -se dijo-. Supongo que la ciudad habrá hecho preparativos para recibirme.
Entonces divisó la estatua sobre la columna. 
-Voy a cobijarme allí -gritó-. El sitio es bonito. Hay mucho aire fresco. 
Y se dejó caer precisamente entre los pies del Príncipe Feliz. 
-Tengo una habitación dorada -se dijo antes de disponerse a dormir. Pero al ir a colocar su cabeza bajo el ala, he aquí que le cayó encima una pesada gota de agua. 
-¡Qué curioso! -exclamó-. No hay una sola nube en el cielo, las estrellas están claras y brillantes, ¡y sin embargo llueve! Entonces cayó una nueva gota. 
-¿Para qué sirve una estatua si no resguarda de la lluvia? -dijo la Golondrina. Y se dispuso a volar más lejos. Pero antes de que abriese las alas, cayó una tercera gota. La Golondrina miró hacia arriba y vio... ¡Ah, lo que vio! 
Los ojos del Príncipe Feliz estaban arrasados de lágrimas, que corrían sobre sus mejillas de oro. Su faz era tan bella a la luz de la luna, que la Golondrinita sintiose llena de piedad. 
-¿Quién sois? -dijo. 
-Soy el Príncipe Feliz.
-Entonces, ¿por qué lloriqueáis de ese modo? -preguntó la Golondrina-. Me habéis empapado casi. 
-Cuando estaba yo vivo y tenía un corazón de hombre -dijo la estatua-, no sabía lo que eran las lágrimas porque vivía en el Palacio de la Despreocupación, en el que no se permite la entrada al dolor. Durante el día jugaba con mis compañeros en el jardín y por la noche bailaba en el gran salón. Alrededor del jardín se alzaba una muralla altísima, pero nunca me preocupó lo que había detrás de ella, pues todo cuanto me rodeaba era hermosísimo... 
Mis cortesanos me llamaban el Príncipe Feliz y, realmente, era yo feliz, si es que el placer es la felicidad. Así viví y así morí y ahora que estoy muerto me han elevado tanto, que puedo ver todas las fealdades y todas las miserias de mi ciudad, y aunque mi corazón sea de plomo, no me queda más recurso que llorar.
«¡Cómo! ¿No es de oro de buena ley?», pensó la Golondrina para sus adentros, pues estaba demasiado bien educada para hacer ninguna observación en voz alta sobre las personas. 
-Allí abajo -continuó la estatua con su voz baja y musical-, allí abajo, en una callejuela, hay una pobre vivienda. Una de sus ventanas está abierta y por ella puedo ver a una mujer sentada ante una mesa. Su rostro está enflaquecido y ajado. Tiene las manos hinchadas y enrojecidas, llenas de pinchazos de la aguja, porque es costurera. Sobre un lecho, en el rincón del cuarto, yace su hijito enfermo. Tiene fiebre y pide naranjas. Su madre no puede darle más que agua del río. Por eso llora. Golondrina, Golondrinita, ¿no quieres llevarle el rubí del puño de mi espada? Mis pies están sujetos al pedestal, y no me puedo mover.
-Me esperan en Egipto -respondió la Golondrina-. Mis amigas revolotean de aquí para allá sobre el Nilo y charlan con los grandes lotos. 
-Golondrina, Golondrina, Golondrinita -dijo el Príncipe-, ¿no te quedarás conmigo una noche y serás mi mensajera? ¡Tiene tanta sed el niño y tanta tristeza la madre! 
-Mucho frío hace aquí -le dijo ella-; pero me quedaré una noche con vos y seré vuestra mensajera. 
-Gracias, Golondrinita -respondió el Príncipe. 
Entonces la Golondrinita arrancó el gran rubí de la espada del Príncipe y, llevándolo en el pico, voló sobre los tejados de la ciudad. Al fin llegó a la pobre vivienda y echó un vistazo dentro. El niño se agitaba febrilmente en su camita y su madre habíase quedado dormida de cansancio.
La Golondrina saltó a la habitación y puso el gran rubí en la mesa, sobre el dedal de la costurera. Luego revoloteó suavemente alrededor del lecho, abanicando con sus alas la cara del niño. 
-¡Qué fresco más dulce siento! -murmuró el niño-. Debo estar mejor. Y cayó en un delicioso sueño.
Entonces la Golondrina se dirigió a todo vuelo hacia el Príncipe Feliz y le contó lo que había hecho. 
-Es curioso -observa ella-, pero ahora casi siento calor, y sin embargo, hace mucho frío. Y la Golondrinita empezó a reflexionar y entonces se durmió. Cuantas veces reflexionaba se dormía. 
Al despuntar el alba voló hacia el río y tomó un baño. 
-Esta noche parto para Egipto -se decía la Golondrina. Y sólo de pensarlo se ponía muy alegre. 
Al salir la luna volvió a todo vuelo hacia el Príncipe Feliz. 
-¿Tenéis algún encargo para Egipto? -le gritó-. Voy a emprender la marcha. 
-Golondrina, Golondrina, Golondrinita -dijo el Príncipe-, ¿no te quedarás otra noche conmigo? 
-Me esperan en Egipto -respondió la Golondrina-. Mañana mis amigas volarán hacia la segunda catarata. A mediodía, los rojizos leones bajan a beber a la orilla del río. Sus ojos son verdes aguamarinas y sus rugidos más atronadores que los rugidos de la catarata. 
-Golondrina, Golondrina, Golondrinita -dijo el Príncipe-, allá abajo, al otro lado de la ciudad, veo a un joven en una buhardilla. Está inclinado sobre una mesa cubierta de papeles y en un vaso a su lado hay un ramo de violetas marchitas. Su pelo es negro y rizoso y sus labios rojos como granos de granada. Tiene unos grandes ojos soñadores. Se esfuerza en terminar una obra para el director del teatro, pero siente demasiado frío para escribir más. No hay fuego ninguno en el aposento y el hambre le ha rendido.
-Me quedaré otra noche con vos -dijo la Golondrina, que tenía realmente buen corazón-. ¿Debo llevarle otro rubí? 
-¡Ay! No tengo más rubíes -dijo el Príncipe-. Mis ojos es lo único que me queda. Son unos zafiros extraordinarios traídos de la India hace un millar de años. Arranca uno de ellos y llévaselo. Lo venderá a un joyero, se comprará alimento y combustible y concluirá su obra. 
-Amado Príncipe -dijo la Golondrina-, no puedo hacer eso. 
-¡Golondrina, Golondrina, Golondrinita! -dijo el Príncipe-. Haz lo que te pido. Entonces la Golondrina arrancó el ojo del Príncipe y voló hacia la buhardilla del estudiante. Era fácil penetrar en ella porque había un agujero en el techo. La Golondrina entró por él como una flecha y se encontró en la habitación. El joven tenía la cabeza hundida en las manos. No oyó el aleteo del pájaro y cuando levantó la cabeza, vio el hermoso zafiro colocado sobre las violetas marchitas. Y parecía completamente feliz. 
Al día siguiente la Golondrina voló hacia el puerto. Descansó sobre el mástil de un gran navío y contempló a los marineros que sacaban enormes cajas de la cala tirando de unos cabos. 
-¡Me voy a Egipto! -les gritó la Golondrina. Pero nadie le hizo caso, y al salir la luna, volvió hacia el Príncipe Feliz. 
-He venido para deciros adiós -le dijo. 
-¡Golondrina, Golondrina, Golondrinita! -exclamó el Príncipe-. ¿No te quedarás conmigo una noche más? 
-Es invierno -replicó la Golondrina- y pronto estará aquí la nieve glacial. En Egipto calienta el sol sobre las palmeras verdes. Los cocodrilos, acostados en el barro, miran perezosamente a los árboles, a orillas del río.
-Allá abajo, en la plazoleta -contestó el Príncipe Feliz-, tiene su puesto una niña vendedora de cerillas. Se le han caído las cerillas al arroyo, estropeándose todas. Su padre le pegará si no lleva algún dinero a casa, y está llorando. No tiene ni medias ni zapatos y lleva la cabecita al descubierto. Arráncame el otro ojo, dáselo y su padre no le pegará. 
-Pasaré otra noche con vos -dijo la Golondrina-, pero no puedo arrancaros el ojo porque entonces os quedaríais ciego del todo. 
-¡Golondrina, Golondrina, Golondrinita! -dijo el Príncipe-. Haz lo que te mando. 
Entonces la Golondrina volvió de nuevo hacia el Príncipe y emprendió el vuelo llevándoselo. Se posó sobre el hombro de la vendedorcita de cerillas y deslizó la joya en la palma de su mano. 
-¡Qué bonito pedazo de cristal! -exclamó la niña, y corrió a su casa muy alegre. Entonces la Golondrina volvió de nuevo hacia el Príncipe. 
-Ahora estáis ciego. Por eso me quedaré con vos para siempre. 
-No, Golondrinita -dijo el pobre Príncipe-. Tienes que ir a Egipto. 
-Me quedaré con vos para siempre -dijo la Golondrina. Y se durmió entre los pies del Príncipe. 
Al día siguiente se colocó sobre el hombro del Príncipe y le refirió lo que habla visto en países extraños. Le habló de los ibis rojos que se sitúan en largas filas a orillas del Nilo y pescan a picotazos peces de oro; de la esfinge, que es tan vieja como el mundo, vive en el desierto y lo sabe todo; de los mercaderes que caminan lentamente junto a sus camellos, pasando las cuentas de unos rosarios de ámbar en sus manos. 
-Querida Golondrinita -dijo el Príncipe-, me cuentas cosas maravillosas, pero más maravilloso aún es lo que soportan los hombres y las mujeres. No hay misterio más grande que la miseria. Vuela por mi ciudad, Golondrinita, y dime lo que veas. Entonces la Golondrinita voló por la gran ciudad y vio a los ricos que se festejaban en sus magníficos palacios, mientras los mendigos estaban sentados a sus puertas. 
Voló por los barrios sombríos y vio las pálidas caras de los niños que se morían de hambre, mirando con apatía las calles negras. Entonces la Golondrina reanudó su vuelo y fue a contar al Príncipe lo que había visto. 
-Estoy cubierto de oro fino -dijo el Príncipe-; despréndelo hoja por hoja y dáselo a mis pobres. Los hombres creen siempre que el oro puede hacerlos felices. 
Hoja por hoja arrancó la Golondrina el oro fino hasta que el Príncipe Feliz se quedó sin brillo ni belleza. Hoja por hoja lo distribuyó entre los pobres, y las caritas de los niños se tornaron nuevamente sonrosadas y rieron y jugaron por la calle. 
-¡Ya tenemos pan! -gritaban. Entonces llegó la nieve y después de la nieve el hielo. Las calles parecían empedradas de plata por lo que brillaban y relucían. Largos carámbanos, semejantes a puñales de cristal, pendían de los tejados de las casas. Todo el mundo se cubría de pieles y los niños llevaban gorritos rojos y patinaban sobre el hielo. 
La pobre Golondrina tenía frío, cada vez más frío, pero no quería abandonar al Príncipe: le amaba demasiado para hacerlo. Picoteaba las migas a la puerta del panadero cuando éste no la veía, e intentaba calentarse batiendo las alas. Pero, al fin, sintió que iba a morir. No tuvo fuerzas más que para volar una vez más sobre el hombro del Príncipe. 
-¡Adiós, amado Príncipe! -murmuró-. Permitid que os bese la mano. 
-Me da mucha alegría que partas por fin para Egipto, Golondrina -dijo el Príncipe-. Has permanecido aquí demasiado tiempo. Pero tienes que besarme en los labios porque te amo. 
-No es a Egipto adonde voy a ir -dijo la Golondrina-. Voy a ir a la morada de la Muerte. La Muerte es hermana del Sueño, ¿verdad? 
Y besando al Príncipe Feliz en los labios, cayó muerta a sus pies. 
En el mismo instante sonó un extraño crujido en el interior de la estatua, como si se hubiera roto algo. El hecho es que la coraza de plomo se habla partido en dos. Realmente hacia un frío terrible. 
A la mañana siguiente, muy temprano, el alcalde se paseaba por la plazoleta con dos concejales de la ciudad. Al pasar junto al pedestal, levantó sus ojos hacia la estatua. 
-¡Dios mío! -exclamó-. ¡Qué andrajoso parece el Príncipe Feliz! 
-¡Sí, está verdaderamente andrajoso! -dijeron los concejales de la ciudad, que eran siempre de la opinión del alcalde. Y levantaron ellos mismos la cabeza para mirar la estatua. 
-El rubí de su espada se ha caído y ya no tiene ojos, ni es dorado -dijo el alcalde-. En resumidas cuentas, que está lo mismo que un pordiosero.
-¡Lo mismo que un pordiosero! -repitieron a coro los concejales. 
-Y tiene a sus pies un pájaro muerto -prosiguió el alcalde-. Realmente habrá que promulgar un bando prohibiendo a los pájaros que mueran aquí. 
Y el secretario del Ayuntamiento tomó nota para aquella idea. Entonces fue derribada la estatua del Príncipe Feliz. 
-¡Al no ser ya bello, de nada sirve! -dijo el profesor de estética de la Universidad.
Entonces fundieron la estatua en un horno y el alcalde reunió al Concejo en sesión para decidir lo que debía hacerse con el metal. 
-Podríamos -propuso- hacer otra estatua. La mía, por ejemplo. 
-O la mía -dijo cada uno de los concejales.
Y acabaron disputando. 
-¡Qué cosa más rara! -dijo el oficial primero de la fundición-. Este corazón de plomo no quiere fundirse en el horno; habrá que tirarlo como desecho. 
Los fundidores lo arrojaron al montón de basura en que yacía la golondrina muerta. 
-Tráeme las dos cosas más preciosas de la ciudad -dijo Dios a uno de sus ángeles. Y el ángel se llevó el corazón de plomo y el pájaro muerto.
-Has elegido bien -dijo Dios-. En mi jardín del Paraíso este pajarillo cantará eternamente, y en mi ciudad de oro el Príncipe Feliz repetirá mis alabanzas.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

La guerra abierta entre Urdangarin y su exsocio amenaza con salpicar al Rey
Torres airea correos que implican a la Casa Real para defenderse de los recursos del duque

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/22/actualidad/1335124601_023385.html

http://politica.elpais.com/politica/2012/04/30/actualidad/1335816193_670667.html

....................

Gobierno de Fukushima: "Más del 35% de los niños y adolescentes tiene quistes tiroideos o nódulos"

http://www.meneame.net/story/gobierno-fukushima-mas-35-ninos-adolescentes-tiene-quistes

...................

Anónimo dijo...

Guau, ¡Oscar Wilde! Uno de mis escritores favoritos. Este cuento siempre me ha parecido maravilloso. Gracias por traerlo al blog y explicarlo "a tu manera". Es una forma muy interesante de entender las historias.

Anónimo dijo...

La banca española es insolvente y hay que intervenirla

http://vozpopuli.com/blogs/781-la-banca-espanola-es-insolvente-y-hay-que-intervenirla

Anónimo dijo...

Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...
...

http://starviewer.wordpress.com/2012/05/02/la-fundacion-eticotaku-se-consolida-como-la-fundacion-de-la-innovacion-y-la-libertad-de-investigacion-cientifica-en-espana/

ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

Anónimo dijo...

Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

'Somos los que hacen mimo en silencio en una esquina, el que toca el violín en ese callejón del centro de la ciudad, el que organiza eventos que te hacen sonreir, el que soluciona tu soledad, el profesor de física que ayuda a tus hijos a acceder a la Universidad, el que redacta tus proyectos de decoración de la casa,el ex-profesor de colegio privado, el ex-astrónomo de observatorio porque vio lo que no debió ver, el funcionario expedientado o desplazado por ser ético, el científico cuestionado por sus títulos cuando comparte sus conocimientos con los demás, el empresario que se solidarizó con sus trabajadores y quebró, el inventor de avances que benefician a todos , el profe de matemáticas que te paró el tiempo, el profe de económicas que creía que la colmena beneficiaba al productor de naranjas, el ingeniero que diseñó tecnologías que pueden curvar el espacio-tiempo, el psicólogo que creyó que podía hacer felices a sus pacientes, el médico que cree no existen las enfermedades, sino los enfermos y les ayuda a sanar, el abogado que creyó en los Derechos Humanos y los defiende a Ultranza, el Informático que cree en el código “Open Source” y lo desarrolla, el Fontanero que sabe desatascar las almas humanas, el biofísico que ha aprendido a mirar con los ojos del Universo y no con los ojos del Ego, el economista que ha entendido que un banco presta un servicio al otro de la energía “dinero”, el capitán del barco que esquiva las olas sin que te des cuenta, el piloto de avión que te lleva en silencio y dona el 50% de su sueldo para subvencionar a los que no pueden volar, el propietario de inmuebles que cede “a escondidas de su familia ” su uso a los que no tienen vivienda, el cura del barrio que prefiere quedarse en el barrio con su gente y se resiste al traslado de Parroquia, el panadero que regala todos los días 200 barras de pan a os que no tienen para pagar el pan, el gasolinero que no sube las gasolinas en los puentes ni en las fiestas, el periodista que siempre habla bien de los demás e ilustra sobre noticias positivas, el fiscal que jamás imputa a los que sabe que son inimputables, el juez que defiende la justicia por encima de las presiones mediáticas, el policía que rechaza las denuncias de los que vienen con odio, ira o miedo, el empresario que apuesta por su proyecto y consigue que sus trabajadores también apuesten por su proyecto, el político honesto que lucha por llevar a las instituciones los programas que prometió desarrollar, el atronauta que habla de inteligencia extraterrestre aunque pierda su empleo, el militar que ha comprendido que las armas no son la solución…'

ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

http://starviewer.wordpress.com/2012/05/02/la-fundacion-eticotaku-se-consolida-como-la-fundacion-de-la-innovacion-y-la-libertad-de-investigacion-cientifica-en-espana/

Anónimo dijo...

'Eso sí, hemos decidido un modelo de respeto a los Derechos Fundamentales, de Solidaridad, Amor Incondicional, Servicio al otro, Felicidad y renunciar al Odio, a la Ira y al miedo, pues la energía más Libre que tenemos es la que reside en nuestras ideas, corazones y emociones.'

ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

http://starviewer.wordpress.com/2012/05/02/la-fundacion-eticotaku-se-consolida-como-la-fundacion-de-la-innovacion-y-la-libertad-de-investigacion-cientifica-en-espana/

Anónimo dijo...

'Mientras algunos (tú, Tavo, se refiere a ti) se dedican a Calumniar a los que buscan soluciones, otros encuentran las soluciones, y sigilosamente las implantan.'

ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

http://starviewer.wordpress.com/2012/05/02/la-fundacion-eticotaku-se-consolida-como-la-fundacion-de-la-innovacion-y-la-libertad-de-investigacion-cientifica-en-espana/

Anónimo dijo...

ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

sigue hablando de ti, Tavo, y de su propaganda:

'Somos el científico cuestionado por sus títulos cuando comparte sus conocimientos con los demás...el empresario que se solidarizó con sus trabajadores y quebró, el inventor de avances que benefician a todos...el abogado que creyó en los Derechos Humanos y los defiende a Ultranza... el fiscal que jamás imputa a los que sabe que son inimputables, el juez que defiende la justicia por encima de las presiones mediáticas, el policía que rechaza las denuncias de los que vienen con odio, ira o miedo..'

ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja...

http://starviewer.wordpress.com/2012/05/02/la-fundacion-eticotaku-se-consolida-como-la-fundacion-de-la-innovacion-y-la-libertad-de-investigacion-cientifica-en-espana/

Anónimo dijo...

Definitivamente, Lopez-Guerrero se cree más listo que nadie. Otra vez con la Eticotaku a cuestas. El muy tonto no se ha dado cuenta de que si van a buscar eticotaku en facebook, se encontrarán con un montón de enanos de jardín diciendo verdades como puños: rafael es un FARSANTE.

Anónimo dijo...

HASTA EN CHILE SE HAN DADO CUENTA DEL ENGAÑO DE RAFAEL LOPEZ GUERRERO:
http://www.clubdeastronomia.com/blog.html/2012/03/26/observaciones-del-sismo-7-1-en-maule-chile-25-de-marzo-de-2012/

BESOS, TAVO.

LAURA

Anónimo dijo...

Sandra Lucía Guillén Caballero, la hija del cantante aparece como 'secretaria' del patronato de la fundación eticotaku... pobrecilla.

http://fundacion-eticotaku.info/?page_id=6

Anónimo dijo...

Yo creo que es mentira, porque Isabel Luengo, la vicesecretaria, es su ABUELA POR PARTE MATERNA, y ESTÁ MUERTA.

Y Sandra.... si de verdad está con él, será la que ha puesto la pasta.

Por cierto, no encuentro el CIF por ningún lado. ¿Alguna ayuda?

Anónimo dijo...

Dios mío, que prodigio de CHARLATANERÍA, parece uno de esos que iba antiguamente en el carromato vendiendo pociones que arreglaban desde una dermatitis, hasta una colitis, y además te hacía crecer el pelo.

¡Ah! Y admite que se le donen... ¡Tesis doctorales! Lo dicho, se debió de fumar cuatro porros, todos a la vez, antes de escribir el post.

RafaEstafa en acción. Además, utilizando los nombres de antiguos colaboradores que ya no están con él y que no quieren saber nada de él: Carlos, Nuria, Susana, Juan,.... qué poca vergüenza tiene el tío.

Anónimo dijo...

¿Pero es en serio ese artículo que ha escrito?¿Con esa foto?¿Con esa diarrea verbal? Si, D de diarrea.

Anónimo dijo...

¿Otra empresita en casa de papá y mamá?¿No era suficiente con la de Arcángel y Abogado "Rafael López Guerrero Abogados, que también está en Santa Engracia?

Qué hartura deben de tener de él....

Anónimo dijo...

Esto es como las peores películas macabras: ¡poner a su abuela muerta de vicepresidente y tesorera!

Entre esto y la foto, tiene que estar de coña, o se le ha ido la olla a Nibiru con ticket de ida.

The show must go on....

Anónimo dijo...

¡VAYA ESTAFA! jjajajajajajajjajajajjajajjajaja

Anónimo dijo...

Rafa ya está listo para imprimir títulos falsos. ¿Se asociará con InstantDegrees? Seguro que sí.

Anónimo dijo...

EN REDJEDIEVOLUTION ya se comenta el fraude lopez guerrero:

http://foro.redjedievolution.com/viewtopic.php?f=62&t=3144

Anónimo dijo...

Oscar Wilde es exquisito.
Creemos un contexto igual. Es fácil: educación (que es gratis), transparencia (que también es gratis... un apunte)Y ...
Aquí llego.
Me gusta esa salida literaria.

Anónimo dijo...

madre mía rafa está para encerrarle