lunes, 2 de abril de 2012

ANALIZANDO 'LA ESTIRPE DE DRAGÓN' (y 2)


La primera parte de este análisis se encuentra publicada aquí.

LA GUERRA SE ACERCA

Ling Tan, hombre de paz hasta la ingenuidad, subestima el potencial de los enemigos descritos por los estudiantes que su hijo y Jade escucharon. Necesita seguir creyendo que aquella tierra es suya, que el cielo que llueve sobre su estanque le pertenece, que nada podrá llevarse la forma de vida que él y los suyos han estado experimentando desde siempre.
Entretanto, Lao Er va al pueblo a comprar el libro para Jade. El chico es inteligente y sabe corresponder si algún comerciante trata de engañarlo. Con esto, sensatez y cortesía, se había ganado el aprecio de los pueblerinos, lo que le hacía sentirse orgulloso de su capacidad para tratar con ese mundo.
Sin saber qué libro comprar se dirige a visitar la casa de su hermana. Allí preguntará a su próspero cuñado, Wu Lien, por una lectura apropiada.
Wu Lien, dedicado al comercio, es hombre de ciudad, pragmático hasta rozar el materialismo más descarado, ausente de ética, nulo de conciencia. Casó con la hermana de Lao Er para poder tenerla –dada su condición de campesina- bajo su control. Las de la ciudad, pensaba, no son tan dóciles de carácter.
Acerca del libro para Jade, le recomienda uno llamado Todos los hombres son hermanos, donde prevalecen los buenos y la justicia, y los malos son castigados con dureza. Y ahí concluye la charla, ya que el negocio de Wu Lien es atacado por un grupo de jóvenes que lo tachan de colaborar con los japoneses, cuyos productos vende.
Desde ese episodio la preocupación se instalará en los corazones de toda la familia de Ling Tan, que observó el vuelo de las aviones enemigas sobre sus propias cabezas. Hubo más: una de aquellas naves lanzó una bomba cerca de la propiedad. Perplejo, el pueblo no sabe cómo reaccionar.
Pero la vida se abre paso y Jade, que ya tiene el regalo de su esposo, le hace saber a éste que está embarazada. Ambos convienen que, incluso si es niña, el vástago aprenderá a leer. El cambio ya está en marcha, y Lao Er lo acepta de buena gana…
La feliz noticia se vio ensombrecida por los bombardeos que destruían la ciudad. Una de aquellas noches, Wu Lien, el comerciante vejado, llega a la casa de su familia política, acompañado por su madre, su mujer y sus hijos. Lo ha perdido todo. Los que hasta entonces eran sus amigos y clientes, ahora buscan su muerte.
Ling Tan, asombrado por el testimonio de su yerno, se decide a ir a la ciudad con la intención de ver por él mismo los horrores de la guerra. Le acompaña su hijo pequeño, Lao San, que no soporta aquella visión sanguinolenta y acaba vomitando, a lo que su padre le dice: No es una vergüenza que cosas así te den náuseas. Deben dárselas, y también ira, a todo hombre honrado. Sólo bestias feroces no se horrorizan viendo lo que se ha hecho a personas inocentes.
En la casa de té entra un estudiante que arenga a los presentes sobre la necesidad de luchar y combatir a los invasores. Ling Tan se mira las manos vacías y se lamenta. No tiene nada con qué luchar. Horrorizados y asustados, padre e hijo marcharon a casa.
Una vez el patriarca reconoce que no tiene poder para salvar a su familia, pide opinión a sus dos hijos mayores. Su yerno no dijo nada. El hijo mayor haría lo que el padre, esto es, quedarse allí. Pero Lao Er dijo que se iría a buscar seguridad. Jade está embarazada y aquel lugar ya no es seguro. Ling Tan, aunque abatido por ver que nada volverá a ser como antes, no censura la decisión de su hijo.
Los aviones siguieron pasando durante los siguientes días. Y las incesantes hileras de gentes que huían de los invasores fueron creciendo. Los niños y los enfermos que pasaban por allí fueron ayudados, pero nadie se quedaba en la zona.
Al cabo de varios días apareció un enorme grupo de personas que arrastraban grandes piezas de maquinaria. Eran los trabajadores, que se llevaban sus fábricas a cuestas. Entre ellos había jóvenes que sabían leer y mujeres con cabellos cortos, como Jade, signo inequívoco de su liberación.
A ellos se unirían Lao Er y Jade, en dirección a las montañas que están a mil millas de allí. Aquella decisión era del gusto de Ling Tan, que dijo que los que carecen de instrucción sólo poseen sus cuerpos y por eso deben pelear si hay lucha. Pero vosotros, que acumuláis sabiduría en vuestros cráneos, poseéis un tesoro que no debe derramarse como la sangre, sino guardarlo para el día en que nosotros necesitemos que los sabios nos digan cómo hemos de vivir. Y Lao Er y Jade marcharon, integrándose en aquella nutrida alianza de seres…

RESISTIR

Esos que se dirigen hacia las montañas representan a los que no subestimaron el destructivo poder del mal; son los preservadores de la memoria que han de mantener viva durante los tiempos de sometimiento y oscuridad. Por ellos mismos, por los huesos de sus antepasados, por la dureza indescriptible de un cautiverio, por las plegarias que otros elevaron desde cadalsos y pestilentes barracones, deben conservar sus logros y luchar.
Ling Sao, la madre de Lao Er, comenzó a echar de menos a Jade. (En la novela, a diferencia de la versión cinematográfica, aparece una hija más de Ling Sao, llamada Pansiao. Esta chica, de joven edad, aprendía a leer gracias a Jade, razón por la que también lamentó su ausencia.) No puede decirse lo mismo de Orquídea, que era feliz sabiendo que no estaría en casa quien tanto la regañaba por su holgazanería.
Y llegó el día en que enmudeció el ruido de aviones y cañones, lo cual significaba que el enemigo estaba a las puertas. A sangre entraron los japoneses, imponiendo su caos y violando a las mujeres. La casa de Ling Tan no fue una excepción: Orquídea fue violada y asesinada, así como la madre de Wu Lien.
El hambre y la peste, hijos de todas las guerras, se asentó en la región y se llevó las vidas de los dos hijos de Lao Ta y Orquídea. ¿Por qué los hombres de paz no se unen y les niegan la vida a los hombres que hacen la guerra?, se pregunta Ling Tan.
Las calamidades y la destrucción no precisan de mayor interpretación por mi parte. La pregunta de Ling Tan la hago mía. La respuesta es obvia… Sólo decir que nuestra civilización dispone de una densa red de información que, a pesar de la propaganda inherente a las acciones de los capataces, muestra imágenes espeluznantes de lo que acontece en los conflictos bélicos.
La respuesta que podemos ofrecer a esos injustificables horrores, producto de la consciente mentalidad degenerada de los puercos que tienen el control de la granja, es variada.
Primero, desde el mismo proceso mental, limpiándonos de la inmundicia que tratan de inocularnos con sus nauseabundas justificaciones.
Segundo, educándonos y educando sobre la aspiración real a lograr unas sociedades verdaderamente participativas, en las que aquello que los mediocres llaman utopía sea una realidad ejecutable. Instruyéndonos para que, cuando el sistema se desmorone, los que mercadean con la vida humana, desde el que inspira al enfrentamiento, pasando por el que comercia con armas, hasta el que enciende la mecha, sean tratados como lo que son: delincuentes, enemigos de la humanidad, mercenarios al servicio de las bestias.
Por lo pronto, nada humilla más a un dirigente criminal que el desprecio en las urnas. Nada lo incomoda más que el boicot a sus propuestas.
Entretanto, ahí afuera hay una viva red de disidentes anónimos que denuncia a los individuos y a las corporaciones que llenan sus bolsillos con el crimen de Estado. Anónimos disidentes dispuestos a reventar la paz manchada con la sangre ajena…
Muy posiblemente, el momento de luchar contra el sistema esté por llegar, con otros medios, con una mayor implicación.
¿Será cuando una gélida madrugada os recuerde aquella otra en que el insumergible Titanic comenzaba a hundirse? Entonces, mientras observáis la implosión que devora la sagrada estructura del corral, ordenaréis vuestros pensamientos y llegaréis a un consenso: no cederemos nuestra soberanía, menos aun a los criminales. Ese, amigos, sería un esperanzador comienzo.

CANTANDO LA CANCIÓN DE LA VIDA

Cuando llega la primavera, Lao Er y Jade regresan a casa. No vienen solos. Les acompaña su hijo, un niño fuerte que calmará el dolor de sus abuelos.
Los recién llegados han madurado, tomando conciencia de la lucha y de cómo debe emprenderse: Al enemigo hay que combatirlo abiertamente si la tierra es libre, secretamente si la tierra se ha perdido. Unidos, como dedos de una mano, debemos actuar.
Fruto de ese pensamiento, el hogar de Ling Tan se convierte en refugio de la resistencia, y ante tanta muerte, el viejo recuerda lo que no debe olvidarse: Si no queremos destruirnos a nosotros mismos debemos tener presente una cosa: la paz es buena… los jóvenes no pueden acordarse de esto; somos nosotros los que debemos recordarlo siempre, para enseñarles de nuevo que la paz es el alimento del hombre.
Pero no de todos los hombres… Wu Lien, el mercader, regresa a la ciudad. Ni él ni su esposa están dispuestos a estar en el lado de los débiles, si se puede estar cómodamente junto a los opresores. Pero el precio de la protección nipona es muy caro: delatar a la resistencia. Wu Lien, ducho en las artes del comercio, se deja comprar por un buen precio. Jade tenía razón cuando lo llamó perro rastrero.
Sin embargo, cuanto más difíciles se ponen las cosas para su familia, la conciencia de Ling Tan va creciendo y expandiéndose, superando las limitaciones propias de una psique educada en la resignación. Ya no lo oiremos hablar de su tierra y su cielo. Todo lo del pueblo nos concierne, dice.
Y, aunque dura, se toma la decisión de acabar con la vida de Wu Lien. Pero no será un varón quien precipite la ejecución de tal resolución, sino una mujer: Jade. Debemos actuar, le dice su suegra, mientras ellos pierden el tiempo hablando. Y la muchacha compra veneno…
Sin embargo, Jade no pondrá fin a la vida de Wu Lien, sino a la de los mandos japoneses instalados en la ciudad. Del traidor, a modo de justicia poética, se encargarán sus protectores. Una muerte que nos evoca aquel libro que el conspirador recomendase a Lao Er: Todos los hombres son hermanos, donde prevalecen los buenos y la justicia, y los malos son castigados con dureza…
La consigna que viene de la resistencia es la de quemar las tierras. Sin alimento, el enemigo podrá ser derrotado. Esto supone un nuevo paso a superar por el anciano Ling Tan, que escucha la petición de labios de Lao Er y Jade, en presencia de los demás vecinos. Pero nadie acepta.
Moralmente derrotado ante una guerra que ha embrutecido a todos los hombres, incluido Lao San, su hijo más pequeño, Ling Tan se pregunta si al acabar las hostilidades podrán recuperar su humanidad perdida. Es Jade quien le dice que, dado que todos se han contaminado con la barbarie, hay que poner la esperanza en los hijos que vendrán, limpios, capaces de crecer y empezar una nueva vida, y que para ello hay que dejar aquellas tierras atrás, calcinadas e inútiles para el enemigo.
El convincente discurso de su nuera conforta a Ling Tan, que se anima a llevar a cabo la dolorosa tarea de quemar la propiedad que siempre fue de su familia. Y junto a su esposa se despide de aquel hogar en que nacieron todos sus hijos, como antes lo hicieran su abuelo y el padre de éste.
Y mientras se preparan para partir, el viejo comparte con su esposa sus más tranquilizadores pensamientos:
-Mi primo dijo que sólo hay un sol y una luna, y si es verdad, todos compartimos el sol y la luna, ¿por qué no hemos de compartir también la tierra? Este valle no es todo el mundo, sino sólo una parte de él… y hay otros hombres como yo, cuyas caras jamás he visto. Hay otros hombres en otros lugares que también aman la paz y desean el bien y luchan por conseguirlos. Ese desconocido ya no lo es para mí, sino que es otro hombre como yo. Si yo pudiera conocerlo en persona, si yo pudiera verle…
-¿De qué te serviría verle si no podríais hablar? –preguntó Ling Sao.
-No necesitarían hablarse –asegura Jade-. Si lo que desean los dos es lo mismo, habría comprensión entre ellos.
-Sí, es cierto… -certifica el anciano-. No sé por qué esta noche siento que hay una fuerza que rodea el mundo y que trata de unirnos con el hombre que nos es desconocido.
-Yo también lo siento, padre –concluye Lao Er.
Y aquellas dos parejas, de juventud y de ancianidad, de vigor y de cansancio, prendieron fuego a toda la buena tierra y al hogar que les había visto madurar.
Y, sí, en verdad, otros hombres y mujeres, igualmente amantes de la paz, tomaron la misma decisión que Ling Tan… Mientras aquella familia asciende colina arriba, observa cómo los fuegos se multiplican voluntariamente por todo el valle. El desolador acto que supone decir adiós a lo que Ling Tan sentía era parte de sí mismo, fue un ejemplo que cundió por toda aquella tierra de labranza.
Camino de la China libre, los ancianos se despiden de Lao Er y Jade, que se dirigen a seguir luchando por la libertad.
¿Y el niño? ¿Qué ocurrirá con la criatura que debe crecer libre de los peligros y la crueldad de la guerra? ¿Quién se preocupará de que se instruya, no sólo en la lectura, sino en el arte de vivir, en la paz, en el respeto? Sus abuelos serán buenos padres para él. Así lo quisieron Jade y Lao Er.
Y de este modo fue cómo Ling Tan, aunque tuvo que abandonar sus tierras, no abandono la esperanza tras él, porque llevaba consigo al hijo de Jade.
Aquel niño que era la auténtica estirpe del dragón.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Obama oficializa su permiso a la CIA para que liquide a presuntos terroristas usando drones

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/03/09/actualidad/1331314729_030624.html

................

Así sería un ataque de Israel a Irán

http://www.abc.es/20120311/internacional/abci-ataque-iran-israel-201203110240.html

................

Marines de EEUU y militares de otros países piden desfilar con el Cristo de la Legión

http://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-03-13/marines-de-eeuu-y-militares-de-otros-paises-piden-desfilar-con-el-cristo-de-la-legion-1276452860/

...............

La Iglesia Católica falsea las cifras de los alumnos que eligen la asignatura de Religión

http://lacajadebajodelacam.blogspot.com.es/2012/03/la-iglesia-catolica-manipula-las-cifras.html

.................

Putin enloquece a Washington

http://www.voltairenet.org/Putin-enloquece-a-Washington

................

El horror, el horror (por Pepe Escobar)

http://www.voltairenet.org/El-horror-el-horror

................

Vaticano recalca que ni Juan Pablo II ni Benedicto XVI fueron encubridores de Marcial Maciel

http://www.elmundo.es/america/2012/03/25/mexico/1332692336.html

...............

¿Y si el mundo no estuviera dirigido por psicópatas?

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/23/cultura/1332530504.html

...............

¿Dónde estamos? (por Julio Anguita)

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=146991

..............

Kofi Annan, piel negra, máscaras blancas

http://www.voltairenet.org/Kofi-Annan-piel-negra-mascaras

...............

Banco Santander también líder en inversiones en la industria armamentística

http://www.extraconfidencial.com/articulos.asp?idarticulo=9263

...............

Stratfor predijo que Rajoy pondría a Guindos para ejecutar recortes presupuestarios brutales

http://www.publico.es/internacional/427746/stratfor-predijo-que-rajoy-pondria-a-guindos-para-ejecutar-recortes-presupuestarios-brutales

..............

Noan Chomsky: El objetivo de la educación: La deseducación

http://www.dailymotion.com/video/xpo68o_noan-chomsky-el-objetivo-de-la-educacion-la-deseducacion_news?start=238

................

Damasco: La guerra de la triple alianza contra un Estado soberano

http://www.voltairenet.org/La-guerra-de-la-triple-alianza

................

Reino Unido anuncia próxima ley que permitirá monitorear el acceso a Internet de sus ciudadanos

http://alt1040.com/2012/04/reino-unido-anuncia-proxima-ley-que-permitira-monitorear-el-acceso-a-internet-de-sus-ciudadanos

...............

La Nomenclatura del Fin del Mundo: Las ojivas

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=147339

...............

De cuando Cospedal rechazaba la amnistía fiscal que hoy propone Montoro

http://www.meneame.net/story/cuando-cospedal-rechazaba-amnistia-fiscal-hoy-propone-montoro

...............

retrato del actual líder de Foro como ministro de Fomento costará 194.000 euros, el doble de lo que la Administración ha pagado por inmortalizar a otros políticos

http://www.laopinioncoruna.es/espana/2012/04/01/cascos-sale-marco/595485.html

...............

Anónimo dijo...

¿Dónde estamos? (II)

http://blogs.publico.es/dominiopublico/5004/%c2%bfdonde-estamos-ii/

Anónimo dijo...

¡qué interesantes los enlaces! Gracias

Tavo Jiménez de Armas dijo...

Sí, gracias por lo enlaces. Todos recomendables, especialmente me ha gustado lo escrito por Julio Anguita.

Anónimo dijo...

Nunca antes Interior había impedido tomar imágenes de las grandes manifestaciones por el centro de Madrid alegando razones de seguridadEl secretario de Estado de Seguridad censuró las imágenes aéreas de la marcha del 29-M

http://www.elplural.com/2012/03/31/el-secretario-de-estado-de-seguridad-censuro-las-imagenes-aereas-de-la-manifestacion-del-29-m/