martes, 8 de noviembre de 2011

DEBATE (2)

PRIMER VIDEO del debate. Recomiendo que primero se preste atención al video y, posteriormente, se lea el comentario alusivo.
Segundo video:
Comienza con la intervención de Manuel Carballal, que apunta a la mente del testigo como el mejor observatorio para comprender el fenómeno ovni. Alude, precisamente, a la exitosa convocatoria a pie del Teide, y cómo la mente de los allí congregados es el objetivo de determinados grupos de poder.
Dicho esto, aunque su intervención ha sido breve, parece que Carballal, al referirse a la mente del testigo (‘un mundo completamente arquetípico, donde el testigo interpreta o matiza lo que ha visto en función de la información que ya tiene’), se dirige hacia el meollo de la cuestión, donde las apariencias, lo estético del asunto ovni, pierde valor frente a la intensa y casi imperceptible actividad que se desarrolla en las profundidades de la psique humana.
Apunta el moderador (Sánchez Dragó) que lo dicho por el investigador nos acerca a Carl Gustav Jung, quien dedicó un libro al estudio de los ovnis. El libro puede descargarse AQUÍ, en español.
Ese es, a su juicio, el hilo conductor a seguir para investigar el fenómeno de forma correcta. Podríamos decir que, muy acertadamente, Carballal prefiere ahondar en las consecuencias filosóficas y sociológicas de un fenómeno que tiende, inexorablemente, a establecerse como culto.
Eso sí, Carballal no olvida mencionar el escepticismo que, entonces como ahora, envuelve al fenómeno. En este sentido, dos décadas después, el investigador publica en su página, ‘El Ojo Crítico’, un interesante y completo artículo sobre los pseudoescépticos.
Llega el momento de presentar al contactado Sixto Paz, reconocido –obviamente- pro-contacto. También se presenta a Salvador Freixedo, con una opinión completamente contraria a la de Paz. Quien haya seguido este blog ya sabe que la línea defendida por Freixedo es la que hago mía, tomándola como cimiento para especular sobre la agenda y las intenciones de esas entidades que en el debate son mencionadas como extraterrestres, aunque todo parece indicar que se trata de inteligencias transdimensionales.
La exposición de Sixto Paz es el ejemplo estándar del mensaje que divulgan quienes, con mayor o menor conciencia de ello, están ejerciendo como quintacolumnistas, preparadores del terreno, de dichas inteligencias. Prestemos atención a sus palabras, que tratan de presentar a los alienígenas como seres ausentes de malas intenciones:
‘Estamos siendo visitados por diversidad de civilizaciones (…) no todos son buenos, si les podemos llamar entre comillas “buenos”. Hay civilizaciones a las que nosotros (el grupo Rama, que Paz representa) realmente representamos, más que un interés, somos para ellos un proyecto. No somos un experimento genético como ratas de laboratorio, ni menos aún estoy de acuerdo en llamar a esto (la Tierra) la “granja humana” en la que estamos siendo, de alguna manera, engordados, cebados, para luego, posteriormente, ser el alimento de estos seres. Somos, más bien, no ratas de laboratorio, sino bebés de probeta. Y en vez de ser nuestro planeta una granja, es más bien lo que llamaríamos un “jardín de infantes”, o un nido, o una cuna. Una cuna en la que se tiene una expectativa muy grande. Ahora, ciertamente, hay civilizaciones que actúan… incluso, tratando de crear cuerpos… cuerpos con una finalidad. Nosotros tenemos una respuesta, o creemos tenerla, dentro del grupo Rama (…) Estos seres en ningún momento han dicho “todos somos buenos, aquí venimos con buenas intenciones”. No. Simplemente, “venimos con una intención”. Jamás han dicho, ni siquiera, que ellos sean buenos. Simplemente nos han dicho que no son malos, que no vienen con esa intención agresiva. Pero que hay “otros” que no comparten sus intenciones. Incluso, nos hablan ellos que hubo una disidencia, una especie de gran conflicto cósmico (…) No es que los extraterrestres se parezcan a nosotros. Somos nosotros quienes nos parecemos a ellos (…) Esto, de ninguna manera, va en contra de nuestros principios religiosos. Es más, la mayoría de las religiones que hoy en día existen son el producto del contacto extraterrestre (…) Incluso podemos encontrarnos con jóvenes que dicen, en Valencia, contactar con ángeles*. ¿Por qué? Porque quizás, en esa expectativa, muy elevada hacia el terreno místico, hay personas que quisieran pensar que un mensaje, o una idea, o una palabra que le viene a su mente, evocada, pues no viene de un extraterrestre o de un ser como nosotros, sino que viene de Dios (…) Durante todos estos años no ha habido nada, de parte de estos seres, que nos haga pensar que sus intenciones son malas, o que estén, realmente, jugando con nosotros.’
El discurso de Sixto Paz se ve interrumpido por Freixedo: ‘Yo tengo grandes dudas sobre eso, y tengo experiencia larga en mi trato con contactados.’
Paz reconoce que el contacto con esas entidades es inducido. Afirma, cómo no, que su grupo (Rama) representa a seres de buena voluntad, si bien ha dicho que aquellos con quienes contacta ‘jamás han dicho, ni siquiera, que ellos sean buenos. Simplemente nos han dicho que no son malos, que no vienen con esa intención agresiva’. La interpretación que el contactado -Paz- hace de la granja, en términos literales, de ganado que sirve de alimento cárnico es una simpleza que oculta la verdaderas intenciones de esos seres: el alimento energético, las emociones, el alma.
Es el propio Sixto Paz quien enlaza las viejas religiones del hombre con el actual culto platillista en ciernes.
Obviamente que no actúan con agresividad, y será fácil entender la razón. Cuando estás desarrollando las primeras fases militares sobre el terreno a conquistar, la agresividad sobre. Lo que se impone es la asimilación y la seducción. Os recuerdo lo que ya expuse en ‘Guía para un Nuevo Milenio’:
‘El Príncipe, obra de Nicolás Maquiavelo (1469-1527): ‘El príncipe que anexe una provincia de costumbres, lengua y organización distintas a las de la suya, debe también convertirse en paladín y defensor de los vecinos menos poderosos, ingeniarse para debilitar a los de mayor poderío y cuidarse de que, bajo ningún pretexto, entre en su Estado un extranjero tan poderoso como él. (…) Porque nada hay mejor para conservar –si se la quiere conservar- una ciudad acostumbrada a vivir libre que hacerla gobernar por sus mismos ciudadanos. (…) Los nobles, cuando comprueban que no pueden resistir al pueblo, concentran toda la autoridad en uno de ellos y lo hacen príncipe para poder, a su sombra, dar rienda suelta a sus apetitos. (…) Agréguese a esto que un príncipe jamás podrá dominar a un pueblo cuando lo tenga por enemigo (…) Por todo ello, un príncipe hábil debe hallar una manera por la cual sus ciudadanos siempre y en toda ocasión tengan necesidad del Estado y de él. Y así le serán siempre fieles. (…) que los príncipes deben encomendar a los demás las tareas gravosas y reservarse las agradables. (…) Movidos por estas razones, según creo, los venecianos fomentaban en las ciudades conquistadas la creación de güelfos y gibelinos (facciones enfrentadas); y aunque no los dejaban llegar al derramamiento de sangre, alimentaban, sin embargo, estas discordias entre ellos, a fin de que, ocupados en sus diferencias, no se uniesen contra el enemigo común. (…) Y, por encima de todo, el príncipe debe ingeniarse por parecer grande e ilustre en cada uno de sus actos’. (página 59)
La comprensión que del fenómeno tiene Sixto Paz es muy similar a la de quienes, por ejemplo, difunden el video ‘El cinturón Fotónico y la Burbuja de Rescate Interdimensional', cuyo contenido y filosofía quintacolumnista ya analicé hace unos meses.
Interviene el periodista Enrique de Vicente, quien alerta, como antes hiciera Manuel Carballal, del interés que grupos de poder tendrían en los efectos psicológicos que derivan del contacto humano con esas inteligencias: ‘La gente se iba a ver absolutamente confundida. Y en eso tenían mucho que ver esas formas que son los ovnis (…) el problema es que alguien pueda manipular, como de hecho está manipulando, esa creencia con unos propósitos de control mundial. Ese es un peligro que existe, incluso, en muchos grupos de contactados; ha sido un peligro ya denunciado por Jacques Vallée, el “número uno” para mí de la ufología (…) Él (Vallée) ha avisado ya que, tras los cultos y sectas ovni (…) hay varios peligros, pero todos apuntan a lo mismo, hacia un estado mundial (Nuevo Orden Mundial), autoritario, regido por una élite supuestamente descendiente o relacionada con extraterrestres, pero todo como una estratagema (…) Yo creo que es una realidad inminente, de la cual estamos viendo muchas cosas’.

Descargar Guía para un Nuevo Milenio en MP3.
Descargar Guía para un Nuevo Milenio en PDF.

No hay comentarios: