lunes, 10 de octubre de 2011

DEBATE (1)

Más de veinte años han transcurrido desde la emisión de este debate televisivo, ‘El Mundo por Montera’, que trató el asunto de la vida extraterrestre de la mano de algunos expertos. Allí estaban el ya desaparecido Paco Padrón, Salvador Freixedo, Félix Gracia, Sixto Paz, Manuel Carballal, Miguel Blanco y Enrique de Vicente.
Dos décadas después de aquel encuentro creo que es una buena ocasión para volver a ver, fragmento a fragmento (son 6), el programa; y comentar, con la ventaja que nos otorga el correr del tiempo, algunos detalles.
Antes de haber vuelto a ver el debate, doy por sentado que la mayoría de los participantes, si no todos ellos, habrá vivido una evolución de sus posturas frente al fenómeno. Os iré comentando mi parecer al tiempo que lo visiono.
Recomiendo que primero se preste atención al video y, posteriormente, se lea el comentario alusivo.

Comienza con Félix Gracia, quien menciona un determinado pasaje de un evangelio apócrifo, aludiendo a la posibilidad de que el fenómeno extraterrestre tuviese alguna vinculación con los personajes principales del Nuevo Testamento. Gracia se refiere a la posibilidad de que algunos de los discípulos de Jesús –tras su muerte- hubiesen sido abducidos por algún ingenio alienígena que los transportó hacia donde se encontraba la Virgen María.
Lo primero llamativo de esta introducción a la tertulia, es el vínculo que se establece en el inconsciente del espectador, que une –o podría unir- los conceptos religiosos que identifica como divinos, con el fenómeno alienígena. Esa es, indudablemente, una de las estructuras que han servido para que el antiguo sistema de creencias (en Occidente, el Cristianismo) se reciclara en el actual -aún en gestación- sistema de creencias de la era tecnotrónica, el del hombre del espacio revestido de un marcado carácter divino.
Tal es así, que una gran parte de la Nueva Era concibe que el salto evolutivo que está madurándose ha de consistir en el contacto con la comunidad cósmica, algunos de cuyos miembros habrían sido interpretados, en el pasado, como ángeles. Esta consideración tiene, pues, al contacto con el ‘hermano cósmico’ como piedra angular de su proyecto. No es un simple añadido más, fruto de una reflexión coherente. Es, más bien, un pensamiento deseoso y una manera muy simple e ingenua (diría que también evasiva) de afrontar el asunto de la evolución. Más adelante volveré sobre este tema.
El vínculo entre mitología cristiana y el sistema de creencias de la Nueva Era (que no es sino una conveniente actualización del viejo sistema de creencias) viene confirmado por el propio Félix Gracia, quien añade el testimonio contado a él por el contactado Sixto Paz, acerca de la similitud existente entre el relato evangélico y sus propias experiencias con naves alienígenas en el desierto de Chilca (Perú). Lo único que difiere entre ambas escenas –la del pasado y la actual- es la terminología usada para describirlas.
Interviene el periodista Enrique de Vicente, respondiendo a la pregunta ‘¿quién manipula el fenómeno ovni?’. Para él no cabe duda: las agencias de inteligencia manipulan el fenómeno, conjuntamente con los grandes grupos de poder económico. Lástima que, veinte años después, la inmensa mayoría de los seguidores de los hermanos galácticos –al menos en España- aún desconozcan que esto es así. El periodista es categórico: ‘esta gente que manipula el fenómeno ovni, por un lado está ocultando la verdadera naturaleza extraterrestre de algunas de esas observaciones, pero por otra –y esto es mucho más grave- están manipulando esa dimensión psico-sociológica (…) para utilizarlo… para doblegar a las masas a nivel mundial’.
Le llega el turno al canario Paco Padrón, quien menciona algunos de los episodios ovni-extraterrestre más relevantes de aquel 1990 y meses previos. Además, da cuenta del ‘elemento absurdo’ que rodea a alguno de esos episodios. A este respecto, recordará el lector que este elemento lo he tratado en otros posts:
‘En aras de no ser tomado completamente en serio, el fenómeno ovni añade aspectos disparatados. Jacques Vallée nos invita a conocer algunos casos en los que lo absurdo es un ingrediente relevante. Estos ejemplos, vividos por testigos dignos de crédito, forman parte de los anales de lo inexplicable:
*1954. Arezzo, Italia. Una señora de mediana edad, Rosa Lotti-Dainelli, se dirige hacia el cementerio, llevando con ella unas flores. En el camino observa un objeto de apariencia metálica con la forma de un torpedo. Junto a éste aparecieron dos seres enanos que sonreían; sus cabezas estaban cubiertas por un casco de cuero rojo. Los muy cachondos se acercan a doña Rosa y le quitan las flores…
*1954. Trípoli, Libia. Un granjero observa cómo un objeto ovoide de unos seis metros de largo toma tierra. El testigo advierte la presencia de varios seres en su interior, uno de los cuales atendía un panel de radio –con sus rudimentarios hilos-, mientras otro ponía una rueda en el tren de aterrizaje.
*1961. Eagle River, Wisconsin. Joe Simonton ve un ovni plateado. Observa que en el interior hay tres seres de metro y medio de altura, vestidos con camisas de cuello alto y gorras de lana. Uno de los seres se acerca a Joe, le muestra una especie de cazo y pide agua para cocinar. Finalmente, los visitantes le entregan tres galletas que, según Simonton, estaban cocinando en una parrilla dentro de la nave.
Precisamente ahí, en lo incongruente, debemos ver una maniobra elusiva que trata de provocar el rechazo de las mentes científicas, para que el asunto quede arrinconado en el baúl de las fantasías o el folclore, y los testigos sean motivo de burla. Con el éxito de semejante ardid, la permanente intervención de esas entidades no es tema de controversia o preocupación general.’ Extraído de ‘Guía para un Nuevo Milenio’ (http://alturl.com/vkmgp)
Padrón acaba contando un caso extrañísimo que implica a un personaje llamado James E. McDonald (http://alturl.com/9t7os), uno de los responsables de la presentación del tema ovni ante la ONU (http://alturl.com/97gpt).
Finalmente, toma la palabra el periodista Miguel Blanco. Aquí, como se suele decir, hay chicha, hay asunto a profundizar...
Blanco, más allá del éxito que ya entonces le acompañaba con su programa de radio ‘Espacio en Blanco’, había alcanzado mayor notoriedad por la convocatoria realizada a nivel nacional para que las personas acudiesen a los Llanos de Ucanca (Tenerife, al pie del Teide) en busca de experimentar el fenómeno ovni. Aquello sucedió el 24 de junio de 1984, y reunió a 40.000 personas.
Miguel Blanco dice que ‘en principio, fue un experimento sociológico que a nosotros nos llamó mucho la atención. Reunir a 40 mil personas era un indicativo de que algo, con estos temas, muy importante, estaba ocurriendo. Nosotros habíamos tenido, a lo largo de bastante tiempo, algunos avisos de que iba a darse un contacto en la isla de Tenerife; de hecho, lo llamamos ‘El Día del Contacto’, ese día 24 de junio. Hicimos una serie de indagaciones, pedimos una serie de pruebas, y curiosamente, con Enrique de Vicente, y otra serie de personas, en la Punta del Hidalgo (Tenerife), un lugar que ha mencionado Paco Padrón, vimos mes y pico antes de que sucediera esto (‘El Día del Contacto’), una extraña luz salir del mar (…) Aquello, de alguna forma, fue la prueba de que todo ese contacto iba en serio. Montamos toda esta experiencia (…) No se vio nada, pero tres grupos de personas fueron capaces de fotografiar esto (muestra una fotografía) que tenemos aquí (…) No ha sido ningún tipo de trucaje. Allí había algo aquel día; algo que no pudimos ver pero que estamos convencidos que este año, 1990, se va a repetir, y se va a repetir delante de mucha gente. Creemos que este año 1990 (…) va a ocurrir algo muy importante que va a dar la prueba final de todo este jeroglífico que es el mundo de los ovnis.’
¿Qué se desprende de lo hablado por Blanco? Pues que estamos ante la clásica estrategia de manipulación y condicionamiento por parte de las entidades que, previamente al ‘Día del Contacto’, han convocado al evento, creando expectación.
¿Qué hay de pernicioso en que miles de personas sean convocados por seres alienígenas en medio de una preciosa noche de verano? Actualización del sistema de creencias viejo en sistema de creencias nuevo: culto platillista; reciclaje (el mismo perro pero diferente collar) de la supeditación del hombre hacia el mito; un mito que se traviste de supuesto propósito de contacto desinteresado por parte de esas entidades que siempre estuvieron aquí.
Ellos –los alienígenas- tienden la mano (‘pedimos una serie de pruebas… una extraña luz salir del mar… Aquello, de alguna forma, fue la prueba de que todo ese contacto iba en serio’), Blanco y los otros organizadores recogen el guante, y se cita a miles de personas. El resultado del evento no es nunca satisfactorio para todos, pero siempre queda la evidencia de que algo hubo (‘Allí había algo aquel día’), de modo que sirva de estímulo para seguir cumpliendo con el guión previsto por esas entidades. Blanco lo confirma, se nota que todavía emocionalmente afectado por lo vivido, ajeno a la manipulación de la que está siendo objeto: ‘Allí había algo aquel día; algo que no pudimos ver pero que estamos convencidos que este año, 1990, se va a repetir, y se va a repetir delante de mucha gente. Creemos que este año 1990 (…) va a ocurrir algo muy importante que va a dar la prueba final de todo este jeroglífico que es el mundo de los ovnis.’
Huelga decir que la ‘prueba final’ a la que alude el periodista no llegó en 1990, ni en el 2000, ni en el 2010. Porque el contacto, a diferencia de lo que el ilusionado ser humano cree, no es un elevado evento cultural-espiritual, sino un punto de no retorno dentro de la ‘hoja de ruta’ militar de unas entidades (las que promueven dicho contacto) que tienen un especial interés en que el alma del ser humano siga siendo dependiente.
No hay prueba final, amigos. Hay condicionamiento cultural (a cargo de los quintacolumnistas –conscientes o no de ese rol- como Steve Greer, Alfred Webre, John Mack, Sixto Paz, Isabel de la Fuente, RLG, entre otros muchos) que prepara a las mentes para facilitar el acceso de los farsantes cósmicos.
Y, entretanto no dan la prueba final (que no les interesa) de su existencia, enlazan pacientemente las esperanzas espirituales de sus víctimas con sus deseos más tenebrosos. Paralelamente a esta geoestrategia, los alienígenas van dejando rastros (imperceptibles para las mentes embobadas con el mensaje de contacto), como los ‘elementos absurdos’ a los que aluden Jacques Vallée y Paco Padrón, que evidencian que tienen una carta guardada en la manga. Porque los alienígenas pueden poseer unas facultades de control de la materia y el tiempo que los posiciona privilegiadamente frente al humano, pero no son perfectos, ni supremos. Toda conspiración –y ésta lo es- deja un reguero de indicios que no puede –ante la mirada prudente y observadora- verse eclipsado por las patrañas que el mensaje alienígena de paz y amor incondicional proclama.
Con todo esto, debe reconocérsele a los alienígenas, como expresé al comienzo, la habilidad de haber introducido el ‘factor contacto’ dentro de la comprensión que el humano tiene de su propia evolución.
Creo que hay que ser muy críticos al respecto. ¿Cuáles son las argumentaciones esgrimidas por los integrantes de la Nueva Era para sostener que, en efecto, el siguiente paso evolutivo ha de conllevar el contacto con supuestas entidades extraterrestres benévolas? Sospecho que la primera respuesta que darían es esta: ‘El Sistema nos ha ocultado la verdad: no estamos solos en el universo. Luego, el proceso evolutivo del ser humano consiste en descubrir las mentiras que se le han proporcionado, lo cual deriva en que dicho proceso incluirá el contacto con las entidades cuya existencia se ha negado’.
Sospecho que esa es la estructura argumental de quienes proclaman que el contacto alienígena es parte esencial de la evolución. Personalmente lo considero un postizo que se ha añadido interesadamente por parte de quienes, conocedores (y, probablemente, autores intelectuales) del drama humano, esperan el momento adecuado para aparecer (sea físicamente o mediante la psique de los fríos psicópatas que aún dirigen el mundo en todos sus niveles de control) como salvadores y portadores de una nueva esperanza.
No hay herramienta dentro del hombre, parte de él mismo, que no se baste y se sobre para afrontar el siguiente peldaño evolutivo. Los verdaderos hermanos galácticos, de existir, lo sabrían bien. Y no intervendrían con promesas envenenadas, pues confiarían en sus hermanos terrestres, que tienen la obligación de superar el conformismo y la dependencia infantil hacia otros.
Si esos seres fueran desinteresados, no se arriesgarían lo más mínimo en predisponer al hombre a esperar a quien les saque las castañas del fuego; pues no desconocerían que la dependencia a la que hemos sido sometidos por el Sistema de Control nos ha convertido en seres extremadamente perezosos, y ahora se espera que hagamos uso del esfuerzo para obtener una total, completa y real emancipación. Y eso únicamente se obtiene si no hay intervenciones.
A medida que continúe visionando el debate, lo publicaré junto a los comentarios que me suscite.
Entretanto, aquí hay más información sobre la agenda alienígena:

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Aliens de barrio
http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/10/cultura/1318264229.html

Anónimo dijo...

Es evidente que hay una inmensa manipulación en todos los ámbitos y creo que tienes razón, todo apunta en esa dirección. Se está dejando muy poco, por no decir nada,a la improvisación y creo que no sólo a nivel psicológico, también geológico.
Gracias Tavo, como siempre muy interesante.
Saludos Alma

Oswaldo Rocha dijo...

Hola Tavo:

Una aclaración: Es el desierto de Chilca no de Chile.

Chilca es un pueblo cercano a Lima, a pocos kilómetros al sur. He estado varias veces allí y es un lugar interesante, muy caliente en el caso de avistamientos ovni. Fue precisamente allí en donde se inició el contacto de Sixto Paz y la posterior organización llamada Rama.
Sobre lo demás es lógico, consciente o inconscientemente resulta atractivo pensar en un salvador, las muletas para vivir tienen que apoyarse en algo, si las estructuras y mitos religiosos están totalmente desacreditados, entonces la posibilidad de reciclarlas a través de la relación con lo ET es más que evidente.

Estemos muy atentos al devenir de estas semanas, previas al 2012...tan manoseado...

Un fuerte abrazo.

Oswaldo

perseus dijo...

Espero tus próximos comentarios sobre este interesantísimo debate. Qué pena que ahora tengamos como mucho a Íker Jiménez, cuánto hemos perdido.

Tavo Jiménez de Armas dijo...

Gracias, anónimo. También a ti, Perseus.
Muchas gracias a ti, Oswaldo, por la aclaración sobre Chilca. Paso a rectificarlo. Un abrazo a todos.

Anónimo dijo...

Reflexiones para el tiempo que estamos viviendo. Con la esperanza de que al recibirlas, nos ayuden a discernir, a evitar engaños, a decidir donde situarnos, para que no nos anestesien o droguen ... LO NECESITAMOS.
Y tengamos mucho cuidado de no caer en las redes de los 'Falsos Profetas'

Hoy es un párrafo del libro La Onda, de Laura Knight-Jadczyk la que recogemos para reflexionar. Va dirigida a los Humanos-Abeles, nó a los Caínes-humanoides. Una buena reflexión para quienes tanto hablan de otras dimensiones: cuarta, ... quinta, ... sexta. CUIDADO (una vez más) con los anunciados FALSOS PROFETAS.
Todo llegará (para los Abeles) pero todavía falta mucho para que la vibración sea de la 5ª o 6ª dimensiones.
Como les hemos anunciado, Laura Knihgt-Jadczyk estará en Barcelona, en el World Trade Center, el próximo sábado día 15.


De La Onda, de Laura Knight. Los Casiopeos anuncian a Laura Knight-Jadczyk que ellos vienen para fusionarse con nosotros, afirmación que es coincidente (en el contexto del libro al completo) con el material aquí expuesto. De hecho, préstese atención a la explicación que sobre su nombre y origen dan los Casiopeos:‘Otras partes de vuestro ser, existentes en todos los reinos, se fusionarán en vosotros como consecuencia del cruce de la frontera del reino. Nosotros les hablamos desde la ‘cresta’ de la Onda. Cuando hablamos desde Orión, somos oriones. Cuando lo hacemos desde las Pléyades, somos pleyadianos, y así sucesivamente. Somos de donde estamos. Somos pasajeros en tránsito. Cuando la Onda alcance la Tierra, nos fusionaremos con ustedes. Nosotros somos ustedes en la 6ª densidad (dimensión). En su punto de referencia actual en el espacio-tiempo, somos tú en el futuro. Aquello por lo que estáis luchando es por convertiros en nosotros. Nosotros somos vosotros. Cuando os trasladéis a las 4ª densidad (dimensión) no estaréis completos aún, pero estaréis más cerca nuestra. Nosotros vamos hacia ustedes sobre la Onda para fusionarnos.’ (La Onda, página 271-273).