viernes, 29 de julio de 2011

Explicación sobre los 20 % y los 80 %

Ante las dudas que a algunos de vosotros os han surgido acerca de qué he querido decir cuando en mis artículos he hablado de los conceptos 20 % y 80 %, he decidido hacer esta breve explicación al respecto.
Lo primero que debo decir es que ambos conceptos son enteramente simbólicos. Estamos hablando de energías impalpables, razón por la cual se me hacía necesario poder nombrar de manera alegórica y cercana ciertos conceptos teóricos. De este modo, en nuestra mente logramos un acercamiento a una materia tan compleja como es aquello que está más allá de lo físico.
A través de mi propio recorrido y del conocimiento aportado por otros seres humanos comprometidos con la búsqueda de la espiritualidad real y su manifestación en la materia, entendí que el hombre-mujer está ausente del completo de su realidad energética. La ignorancia espiritual sirve de provecho al Sistema de Control SC (término teórico que expresa un hipotético dominio oscuro de entidades suprahumanas sobre la humanidad), pues éste (el SC) induce al ser humano a pensar que su vínculo con las altas esferas espirituales conduce directamente a Dios, sin más estamentos. No obstante, como os digo, a través de mi propio trabajo y el de otros, deduzco que hay ciertos matices que son de peso:
1-No todos los seres humanos que pueblan la Tierra serían portadoras de una energía procedente de los mundos de la luz (espíritu o alma). Existirían, pues –al menos-, dos clases de individuos: los que en su esencia tienen esa energía peculiar (alma), como parte de su propia naturaleza evolutiva; los que no poseen esa energía peculiar y, por tanto, son afines al SC, que es esencialmente involutivo. De seguro que también existen individuos con características propias de entes con alma y, sin embargo, sin ser complacientes con el SC, son evolutivamente pasivos. Es muy posible que éstos últimos sean humanos derivados de un alma grupal con tendencia evolutiva; tendencia que no se habría podido desarrollar plenamente hasta hoy a causa del bombardeo condicionador al cual los somete el SC.
2-Aquellos individuos que tienen alma, son portadores de la energía que mana de la Fuente Creadora. Es aquí donde está el estamento al que me refería previamente. Pues la Fuente Creadora, aun siendo una, se manifiesta en sus creaciones evolucionadas, al menos en parte, consustanciales con ella. A esas creaciones evolucionadas las podríamos llamar ‘Hijos’. Para ser más exactos, ‘Hijos Creadores’, entidades que crean directamente con las energías procedentes de la Fuente Creadora. A su vez, esos Hijos Creadores se manifestarían en otras criaturas, a las que podríamos llamar ‘Hijos Co-Creadores’, pues co-crean con las energías procedentes de los Hijos Creadores que, a su vez, crean con las energías de la Fuente Creadora.
Lo que parece habernos traído hasta aquí es, en parte, lo siguiente (y siempre hablando de manera figurada):
Unos entes co-creadores (los Portadores de Vida; nótese que no son creadores de Vida, sino que portan la Vida procedente de los Hijos Creadores, verdaderos responsables de esas energías) habrían estado desarrollando –en nombre de los Hijos Creadores- una labor de siembra evolutiva que, por circunstancias que habrían implicado a entidades apegadas a la materia (la bíblica serpiente, posiblemente entes reptiloides), se ve interrumpida.
Una vez abortada esa misión procedente de las altas esferas espirituales, pues implicaba energía de la Fuente Creadora (a través de los Hijos Creadores y de sus criaturas, los Hijos Co-Creadores –los Portadores de Vida-), esas energías divinas quedaron ‘atrapadas’ en esta densidad. A dichas energías implicadas son a las cuales yo he denominado 20 %. O lo que es lo mismo, aquellas energías (alma) que tienen forma humana, que son Vida, objetivo prioritario de los entes creadores del SC, los teóricos reptilianos.
¿Por qué son esas energías Vida (alma) objetivo de los entes involutivos del SC? Pues porque toda existencia varada en la involución (y el apego a la materia que los define a ellos lo es) conduce inexorablemente a las extinción, a menos que… se puedan nutrir de Vida de la Fuente Creadora. Y ese, parece ser, ha sido el propósito del SC hasta hoy.
No obstante, nuestros días (léase años) son peculiares. Todos los indicios (cambios en el Cosmos, Tierra, Hombre-mujer, extremismo caótico del SC) parecen indicar que un ciclo cósmico está por acabar, para dar comienzo –entre otras cosas- al retorno a casa de esas energías 20 %, los seres humanos con alma.
Y, lógicamente (dentro del contexto que acabo de explicar), ese retorno a casa pasa por su restitución al orden del cual partieron (el 100 % que debía haberse llevado a cabo de no haberse abortado la misión de siembra). No tengo dudas de que la misión se vio interrumpida durante el proceso de acción de los Portadores de Vida (energías Vida, femenino, emociones), no pudiéndose llevar a cabo la acción que debía seguirla, la de los Portadores de Conciencia (energías Conciencia, masculina, intelecto). A esa acción que no hubo posibilidad de desarrollar por los Portadores de Conciencia la he identificado con el 80 %, un montante energético mayor que, de haberse llevado a cabo habría capacitado al ser humano para valerse por sí solo como criatura divina.
Sin embargo, al no haberse concretado en la materia, el ser humano quedó mutilado, decapitado, pues su mente quedó limitada, a merced de los embustes y manipulaciones emocionales de los creadores del SC y sus operarios físicos.
Ahora, durante esta transición entre ciclos, esos 80 % tiene el propósito de fundirse con las energías 20 % que la complementan.
Para dar consistencia a esta hipótesis he añadido, en mis artículos, referencias a los trabajos de Laura Knight (cuya canalización, los casiopeos, va exactamente en esa dirección, como se puede ver en La Onda), John Keel (que expone la manipulación que los entes del SC llevan a cabo sobre el ser humano con alma), Jacques Vallée (quien es el primer científico que se atrevió a indagar en profundidad en los confusos entresijos del SC) y el Dr. Corrado Malanga, quien expone sin pudor la agenda alienígena y su interés por el alma de los verdaderos seres humanos.
Como he dicho en otros escritos, por parte de los seres (figurados 80%) se está desarrollando una acción, operación, proyecto, misión, como se desee denominar, que tiene como propósito defender y concienciar a los débiles, puros e inocentes. Se entiende que aquellos que pueden disponer de esa defensa / conciencia son los cuerpos-templos-20% que se complementan con el 80% que ejerce como defensor-concienciador (…) La operación en desarrollo emprendida por los seres (80%) consiste en preparar (mediante el proceso de concienciación) a los cuerpos-templos (20%) para que puedan hacer frente, desde todos los procesos de la psique, a esos entes. Se entiende que el vencimiento, actualmente, debe desarrollarse ‘en la materia’, esto es, en los cuerpos-templos-20%, o sea, a través de su psique y en sus hechos. Para ello cuentan con la fuerza de sus 80% (‘unidos a la fuerza de la Fuente-Dios, a través de sus seres’).
Si a ciertos textos del Evangelio de Mateo y Evangelio de Juan aplicamos la teoría de los simbólicos 80 % y los simbólicos 20 %, los textos nos revelan que están acordes a ella. Por ejemplo, Mt 10:16, que dice así (texto mío en azul):
Os envío como ovejas (20%, Vida) en medio de los lobos (moradores de la tierra, SC); sed, pues, prudentes (reflexivos e inteligentes, usando la Conciencia procedente del 80%) como serpientes (creadores del SC, que usan su inteligencia negativa en su interés) y sencillos como palomas (sin enfrentar al SC como si se tratase de una mera lucha política o social a la antigua usanza).
(Mt 10:34):
No penséis que yo (80%) he venido a poner paz en la tierra (SC); no vine a poner paz, sino espada (diferenciación y división). Porque he venido a separar al hombre (20%) de su padre (alegoría del SC que lo ha tutelado directamente), y a la hija (20%) de su madre (alegoría del SC que la ha tutelado directamente), y a la nuera (20%) de su suegra (alegoría del SC que tutela a los 20% de manera indirecta, simbolizado en familia política), y los enemigos del hombre (20%, abeles, moradores del cielo) serán los de su casa (planeta tierra, estado, autoridad de cualquier clase, estructura familiar, etc). El (cuerpo-templo, 20%) que ama a su padre o madre (ambos como imágenes del condicionamiento del SC que heredamos al llegar) más que a mí (su 80%), no es digno de mí (80%); el que ama al hijo o a la hija (ambos como imágenes de los lazos que creamos al establecernos en el SC) más que a mí (80%), no es digno de mí (80%); y el que no toma su cruz (proceso de descondicionamiento que deja atrás -desde la psique hacia la materia, hechos- el SC) y va en pos de mí (80% con el que se funde el 20%, cuerpo-templo), no es digno de mí (80%). El (cuerpo) que encuentra su vida (física, conformidad con el SC), la perderá, y el (cuerpo-templo) que la perdiere (pusiere en la palestra por ir a la fusión con su 80%) por amor de mí (80%), la encontrará (la plenitud de la Vida-Conciencia). El (cuerpo) que os recibe a vosotros (20%, Vida / Seres), a mí (80%, Conciencia / Hijos) me recibe.
En fin, espero haber arrojado luz sobre vuestras dudas. Para todos la Luz, para todos (los que son), todo. Tavo.

No hay comentarios: