miércoles, 8 de junio de 2011

Cuando el cultivo no es uniforme

(Alegato a favor de una conciencia real)

A lo largo de las últimas décadas, en ocasiones, he satisfecho mi hambre de conocimiento –aunque el apetito no disminuye nunca- nutriéndome de diversas fuentes, además de la experiencia propia, la personal. Y dicha perpetua insatisfacción es beneficiosa, coherente, deseable, intrínseca al propio proceso evolutivo.
Paralelamente al recorrido interior, fuentes externas han sido mi alimento. No soy, supongo, una excepción, pues entiendo que nuestra experiencia particular, pacientemente observada, analizada con más o menos dedicación, corregida cuando se ha requerido, es el único patrimonio que nadie puede arrebatarnos. Así se adquiere consciencia de sí mismo, de la realidad individual y de la colectiva que, parcialmente, todos compartimos.
El conocimiento que adquirimos de las fuentes externas, cuando premeditadamente las seleccionamos, nos acercamos a ellas y las exprimimos intelectualmente, hacen el resto. O así, entiendo, debiera ser, pues –paradójicamente- escaso es el tiempo del que dispone el consumidor-productor en que se ha convertido el esclavo de nuestra tecnotrónica era. Siendo, más allá de las labores productivas, poco el tiempo de que dispone y, partiendo de la indiscutible base de que la evolución –en tanto que proceso que se construye sobre la psique consciente- requiere tiempo dedicado, las fuentes de conocimiento externo no sólo han de ser bienvenidas, sino buscadas y apreciadas.
Apreciadas, por considerar –creo que en justicia- que el saber aportado por otros nace del mismo origen del cual parte el ser individual que nos alumbra. (He dicho ‘saber’, no ‘desinformación’.)
No obstante, sin que esto suponga una contradicción a lo dicho, si la sana búsqueda de conocimiento deriva de un impulso interno y elevado en cada individuo (pudiendo ser considerado ese impulso una expresión natural de la evolución), no menos debiera ser tenida en cuenta la aplicación del espíritu crítico. Ambas (la búsqueda de lo que otros nos desean aportar, y el espíritu crítico sobre el completo de la aportación) son expresiones complementarias surgidas de la acción integral de la evolución en nosotros.
En mi caso, esa búsqueda exterior nacía como una necesidad de tener ejes de referencia fuera de los estándares que el Sistema de Control (SC) había diseñado, todo sea dicho, para dar conveniente justificación al estado de las cosas.
Y así hallé los nutritivos trabajos de William Bradley, Jacques Vallée, John Keel, John E. Mack, Tom Moltalk, Salvador Freixedo, Corrado Malanga, y muchos otros. No obstante, aunque los nutrientes quedaban en mi consciente, también produje un residuo poco recomendable, fruto de un error en el procedimiento de la alimentación. Me explico:
Mi proceder habitual consistía en atender al conocimiento que se me ofrecía, valorarlo, contrastarlo en la medida de lo posible, reflexionar intensamente sobre el mismo y, si lo daba por bueno tras haberlo comprendido, archivarlo en la activa biblioteca de mi mente. Hasta aquí todo bien. El conflicto nace cuando, inconscientemente, he fundido al cocinero (autor) con el plato (conocimiento) que me he sentado a degustar. Erróneamente, he dado por hecho que mis particulares inquietudes a la hora de buscar ese determinado alimento, eran similares a las de los investigadores que realizaron la tarea previa. Tremendo error por mi parte, pues partí de una base equivocada; lo cual me llevó a no darme cuenta de que un investigador puede obtener brillantes conclusiones en un área concreta y, sin embargo, fuera de su especialización, o –simplemente- en otro tiempo de su vida en el que no ejerce con el mismo rigor, cometer errores de cálculo, obtener falsas conclusiones o, lo que es peor, tener afinidad hacia ciertas cuestiones culturales atávicas.
La ingenuidad puede jugarte malas pasadas, hasta el extremo de pensar que, si a ti no te mueve mayor afán que comprender la realidad, a los investigadores que lees o escuchas les ha de ocurrir lo mismo.
Llegas a pensar que el condicionamiento cultural contra el cual luchas también ha sido pulido por éstos; piensas que la asociación entre fenómeno ovni + Sistema de Control + psicópatas + economía esclavizante + robotización tecnológica del hombre, es firme en sus mentes como lo es en la tuya. Y crees que el conocimiento que cada uno de ellos aportó les impregnó en términos de prudencia, honestidad, objetividad, etc.
Pero la realidad es otra. Y no conduce a culparlos, pues, como digo, el error de base, el fallo en el procedimiento de comprensión, estaba en mí, no en ellos.
Conduce a entender que se puede tener la palabra ‘conciencia’ todo el día en los labios, los ojos ‘transdisciplinares’ puestos en descubrir los misterios de la astrofísica, y –al mismo tiempo- la deshonestidad y el engaño de quien sabe cómo conmover las emociones de sus lectores para su propio interés.
Si recomendable es aprender a vivir con escasas certezas en lugar de estar confortablemente acomodado entre falsos dogmas, igualmente recomendable es pulverizar las suposiciones y las expectativas. Unas suposiciones (¡que tierna y peligrosa es la ingenuidad como ladrillo de construcción!) que te hacían creer que la verdura intelectual o espiritual que te llevabas a la boca partía de un individuo que cultivaba su tierra de forma homogénea, sin contradicciones, sin lagunas.
En definitiva, ser un agricultor marginal, denunciante de algunas áreas del Sistema de Control, no implica que hayas logrado (o siquiera pretendido) aniquilar las alimañas de tus tierras, que ejercen como prejuicios, distorsiones perceptivas, etc.
Tengo un amigo, bastante curtido en estas plazas alternativas, permanentemente lidiando con desinformación que, por el mero hecho de mostrar reticencias a un artículo de Laura Knight-Jadczyk, la autora del mismo –precipitadamente- se atrevió a calificarlo (por cierto, este amigo tiene por apellido ‘espíritu crítico’) de elemento COINTELPRO http://es.wikipedia.org/wiki/Programa_de_Contrainteligencia, que es lo peor que se le puede llamar a uno por estos alternativos mundos de Dios.
En el reciente artículo El regalo de los Magos a los Elegidos, un ensayo de Navidad, 25 de diciembre de 2010 http://alturl.com/wt5uu, es la propia Laura quien menciona varios casos de personalidades que, si bien han desarrollado un formidable trabajo de investigación (como es su caso), cayeron en los abismos de su propia inconsistencia. De Andrew Lobaczewski (autor de ‘Ponerología Política’) la autora dice:

‘Lo triste de Lobaczewski fue que, a pesar del hecho de completar el trabajo de tantos expertos (…) él mismo, con todo su intelecto y experiencia, también fue presa de las mentiras, específicamente, la creencia de que EEUU era verdaderamente una democracia y la "última y mejor esperanza para el mundo", junto a la mentira de que el Cristianismo era una religión basada en un hombre llamado Jesús que fue crucificado y regresó de entre los muertos hace 2000 años. Estas dos mentiras lo llevaron a su incapacidad para ver ciertas cosas sobre EEUU y el Cristianismo, que son tan obvias como la trompa de un elefante para tantos otros. Sobre estas cuestiones, ciertamente hablaba como un "loco".

De Barbara Oakley, autora del libro ‘Genes Malvados’ –texto que sirve de confirmación a las reflexiones que Laura expone en dicho artículo-, dice:

‘Me gustaría señalar que la misma Sra. Oakley sufrió de lo mismo que estaba describiendo; al igual que Lobaczewski podía describir el primer criterio de la Ponerogénesis y lo sufrió él mismo, y mi amiga puede ser tan liberal y progresista y aún así caer en la propaganda. ¡Oakley simpatiza con Donald Rumsfeld! En resumen, ella también fue apresada por una línea de propaganda particular diseñada solo para las de su tipo. Lo he dicho antes y lo volveré a decir: ¡Existe un programa para todos!’

¡Y tanto, que existe un programa para todos!, aunque, si se me permite, creo que algunos no requieren de ninguna intervención externa que los programe, pues su propia ausencia de formación les lleva –irreflexivamente- a no ser prudentes. Lo que le ocurrió a mi amigo con Laura Knight también lo ha vivido el Profesor Corrado Malanga:
Durante una conferencia, estuvieron a poco de tirársele directamente a la yugular; cuando un joven de la audiencia le preguntó su opinión sobre las estelas químicas (chemtrails), Malanga respondió, en principio, con cierto desinterés, lo que produjo en el joven una imprudente y acalorada reacción que derivó en acusar al investigador de ser poco menos que un farsante incapaz de tocar un tema –los chemtrails- realmente capital. Véase en el siguiente video, minuto 1:40:
http://www.youtube.com/watch?v=0hBs7BeYmpU&feature=related
El Doctor David Jacobs, autor de ‘La Amenaza’, menciona a la Fundación del Síndrome de Falso Recuerdo (FMSF), y le otorga crédito, algo que personalmente pongo en duda (y, lógicamente, también las conclusiones que Jacobs obtiene sobre el fenómeno de ‘falsos recuerdos’), tras haber leído la información que David Icke publicó al respecto en ‘Los niños de la Matrix’, a la cual dediqué un post:
http://alturl.com/f9sk3
En otro post anterior mencioné a Jacques Vallée, mítico ufólogo, respetado por sus colegas, y por quienes conocemos su trabajo en el campo de la realidad desconocida.
Sin embargo, bien por falta de rigor en su investigación, por ego o interés, recientemente se atrevió a pontificar sobre un tema que no es su especialidad… Vallée afirma que los ‘crop circles’ (círculos en los cultivos) son realizados por dispositivos de microondas del Ejército de EEUU. Aquí la información:
http://alturl.com/ysfvf
Además, Vallée es capitalista hasta la médula: es fundador de una entidad financiera de ‘capital de riesgo’ (en inglés, Venture Capital), entidad que se describe en estos términos (para ignorantes en economía, como yo): ‘El capital de riesgo en un mecanismo fundamental para financiar la innovación, ya que canaliza gran parte de los fondos invertidos en nuevas empresas de sectores como el software, las telecomunicaciones, internet, la biotecnología, la nanotecnología o las energías renovables’: http://es.wikipedia.org/wiki/Capital_riesgo
Jacques Vallée, fundador y socio de SBV Venture Partners:
http://www.sbvpartners.com/
Su empresa invierte en empresas que desarrollan alta tecnología, mayormente estadounidense e israelí. También trabaja para la ‘Bigelow Aerospace’, empresa que se encarga de construir estaciones espaciales, también para uso comercial y hostelero. Aquí más info:
http://es.wikipedia.org/wiki/Bigelow_Aerospace
En 2010, Jacques Vallée, al parecer, plenamente integrado en la élite de la tecnología global, participó, junto a Bill Clinton, en la ‘Global Competitiveness Forum’ (GCF), evento celebrado en Riyad, Arabia Saudí; foro del que es patrocinador, entre otras muchas grandes corporaciones, el ‘Grupo Saudi Binladin’, http://www.gcf.org.sa/en/About-GCF/Partners/Saudi-Bin-Ladin-Group/, que se encarga de gestionar los negocios de la Familia Ben Laden:
http://es.wikipedia.org/wiki/Grupo_Saudi_Binladin
Aquí la reseña de Vallée en el GCF:
http://www.gcf.org.sa/en/Speakers/DrJacques-Vallee/
En el libro ‘Dimensiones: Crónica de contactos con otros mundos’, (1988), de Jacques Vallée, aparece una entrevista realizada al autor por la periodista Linda J. Strand que pone en evidencia, tanto la visión que el ufólogo tiene de hechos controvertidos como sus propias prioridades:
Strand: ¿Es por este motivo que no pertenece a ninguna organización ovni actualmente?Vallée: Siempre harán falta grupos fuertes y estructurados, pero si la actividad principal sigue siendo contar historias para estremecerse de miedo y especular sin fin sobre lo que oculta el gobierno, eso no me interesa.
Strand: Ha dicho que no interesaba discutir sobre el encubrimiento llevado a cabo por el gobierno. ¿No cree que las autoridades oculten algo?Vallée: Por supuesto que ocultan cosas, montones de cosas. Pero veamos esto de otra manera: si el gobierno tratara de ocultar la nebulosa de Andrómeda, ¿cree que eso me impediría instalar un telescopio en mi jardín y mirarla? Los ovnis no son un fenómeno que se pueda pura y simplemente confiscar en un cajón.Strand: ¿Cree que el gobierno tiene la prueba material de la existencia de los ovnis?Vallée: Si con ello quiere decir que posee datos interesantes y pertinentes, la respuesta es sí. Y supongo que el gobierno está también tan perplejo como cualquier otro, y que está reticente a reconocerlo. Por el contrario, si lo que quiere decir es que la Fuerza Aérea ha recuperado platillos voladores que han caído destrozados al suelo, así como cuerpos de humanoides, en ese caso debo decir que permanezco muy escéptico.(Aprovecho la oportunidad para recomendar la lectura de la reseña que sobre el trabajo de Vallée encontramos en Wikipedia, en español):
http://alturl.com/h7d96
¿Invalidan todos estos hechos los logros obtenidos por Vallée en ciertas áreas del fenómeno ovni? En absoluto. Tampoco se invalida el completo trabajo de Laura Knight o David Jacobs por causa de un ‘tropiezo’, pero se nos exige lucidez. ¿Deja de ser consistente la hipótesis de Vallée sobre el Sistema de Control? Completamente, no. Sin embargo, esos aciertos, producto de un trabajo bien realizado, no le otorgan infalibilidad en posteriores investigaciones o aseveraciones. Así mismo, tampoco le convierten en un disidente del Sistema de Control. Más aún, aunque pueda resultar sorprendente lo que voy a decir: Es altamente probable que Jacques Vallée, el mismo que define el Sistema de Control como un termostato que condiciona el sistema de creencias de la humanidad, no se haya planteado jamás que su notable contribución a la NASA y a las corporaciones tecnológicas en las que invierte y a las que aconseja, es un modo de engordar –sobresalientemente- el mismo Sistema de Control.
Por cierto, en la cumbre de 'Global Competitiveness Forum’ (GCF) de 2010, así como en la de 2011, también participó el Dr. Michio Kaku, uno de los más prominentes defensores de la Teoría de Cuerdas, y divulgador científico bien considerado, quien defiende que las civilizaciones inteligentes no contactan con nosotros por la misma razón por la que nosotros no nos paramos a hablar con hormigas… ¿Desconoce este prestigioso señor la sólida hipótesis del intervencionismo interdimensional (de la que deriva el Sistema de Control) que propone Vallée? Eso me temo. A pesar de sus infantiles y populares justificaciones sobre la razón de que sus los bondadosos aliens no hayan tocado a nuestra puerta, Kaku es uno de los iconos más valorados por el respetable, especialmente por el exo-respetable.
En su tierna juventud de estudiante, Kaku fue apadrinado por el psicópata y papá de la bomba H, Edward Teller -uno de los defensores del programa nuclear SDI, popularmente conocido como Guerra de las Galaxias-, quien debió ver sus ‘cualidades’ desde muy temprano.
En enero de 2011, en el marco del GCF, Michio Kaku instó a la audiencia a que abriera su mente ante la posibilidad de hacer contacto con civilizaciones provenientes del universo exterior. Afirmó también que la nuestra es una civilización tipo 0 (dentro de un espectro de 3) en plena transición a tipo 1 (aquella que tiene el control completo del planeta). Razón por la cual, según sus propias palabras, debíamos considerarnos privilegiados de ser testigos de ello.
Kaku fue, sin embargo, mucho más revelador de lo que, seguramente, él habría querido. La identificación que hace de nuestra patética familia humana en términos de tipo 0 que está transformándose en una civilización tipo 1, se basa exclusivamente en parámetros tecnológicos propios del Nuevo Orden Mundial, y de aspectos culturales globalizados, pues llegó a poner como ejemplo a conocidos diseñadores de moda, el fútbol y el rock & roll, como admirables signos de esa transición. En fin, todo ello, signo de la uniformidad que tanto placer da a los humanoides. Sólo le falto incluir aquellas coloridas exhibiciones comunistas de miles y miles de ciudadanos danzando al unísono en una coreografía perfecta.
En fin, no sé si al lector le habrá sido útil conocer los hechos que aquí he narrado, que nos hablan, no tanto de programación externa o manipulación, como de precariedad en la formación, ignorancia, susceptibilidad, ego, afinidades y conveniencias. En definitiva, no se precisa de COINTELPRO cuando se posee una información, un destacado conocimiento, y, sin embargo, los procedimientos propios de conciencia, los que –por poner un ejemplo- nos exigen ser prudentes antes de acusar, los que nos permiten cultivarnos integralmente, no se desarrollan correctamente.
A veces no hay que pensar que los tentáculos de oscuras organizaciones están detrás de todo; basta con tirar de las propias deficiencias de los investigadores. Que se lo digan si no a Rafapal, quien –tras cocerse a fuego lento en los jugos de su propia ignorancia, y sin que necesite a nadie que lo financie para confundir a los ingenuos- ve siniestras feministas y gays propagadores de su doctrina totalitaria por todas partes. Tras lo cual, como es habitual, insta a los suyos a descorchar el champán

4 comentarios:

perseus dijo...

Excelente y muy elocuentes las reseñas, como siempre, Tavo. Lo de Rafapal es tan evidente que supongo que sólo engañará, o más bien convencerá (puesto que no creo que sea su intención engañar), a los ingenuos como él y a algunos que empiecen a descubrir el SC. Lo que me preocupa es esa otra gente algo más "lista" que últimamente se otorga la potestad de clasificar a unos como familia de luz y a otros como malignos siervos del mal. Basándose en que se coma carne, se sea rico (lo cual pudiera incluso ser indicio de algo) o se hagan conferencias.

Precisamente como siempre he tratado de no dar nada por sentado, no suelen afectarme los tropiezos de los investigadores que admiro, pero supongo que no todo el mundo es igual. Por eso, me parece tan interesante este post tuyo.

Que la gente se informe y que use el sentido común. Y que te lea, y que te lea...

Tavo Jiménez dijo...

Agradezco tu comentario, Perseus. Siempre es agradable saberse leído. Coincido contigo en que el desinformador -en este caso- no lo hace con mala intención, lo cual sería devastador. Sí, que la gente use el sentido común. Un abrazo. Tavo.

darthdo dijo...

Muy buen post, lo habia pasado por alto.
Precisamente tocaste el tema de Laura Knight quien, evidentemente, ha sido un aporte con algunos de su trabajos ( La serie La onda, por. ej), pero cuyo enorme ego y paranoia a veces me complican en demasía (tuve un problema parecido al que sufrió tu amigo con sus seguidores en su foro).
Felicitaciones por tus trabajos muy enriquecedores.
Un abrazo.

Tavo Jiménez dijo...

Muchas gracias, Darthdo. Celebro que este artículo te haya parecido interesante. Gracias por participar, a ti y a los demás comentaristas. Tavo.