domingo, 13 de junio de 2010

Investigaciones del Profesor Corrado Malanga (2)

El objetivo de este trabajo de síntesis que he hecho no es conocer exclusivamente lo que acontece en los casos de abducción, sino ir más allá, al núcleo, a la esencia que motiva a esos entes a imponer su voluntad sobre los seres humanos… determinados seres humanos. En esa línea, buscamos puntos de encuentro con la hipótesis del Sistema de Control (SC). ¿Son las abducciones que el Profesor Corrado Malanga estudia, parte de un programa cuyo origen está en los seres transdimensionales que crearon el termostato (SC) que ‘regula la temperatura’ que maneja a placer a los humanos?
Conferencia de Corrado Malanga – 16 de noviembre de 2008. S. Giuliano Terme -

Video 1: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/16/QUyOIyw1MmU
El profesor parte del nuevo enfoque que se pretende dar a la hipnosis, esto es: resolver el conflicto del supuesto abducido en el menor de sesiones posibles, a fin de restar trabajo y hacerlo más eficiente y a mayor número de personas. Especifica que el objetivo no es conocer detalles sobre la tecnología de esos entes –en una interlocución con ellos-, puesto que ‘nosotros tenemos la consciencia y ellos tienen la tecnología, pero eso ¿a quién le importa? Nosotros somos millones de veces superiores; es suficiente con que uno se dé cuenta de este hecho’.
Objetivo de la hipnosis: ‘Intentar sacar al Lux (Ser de Luz parásito) o la Memoria Alienígena Activa y darle una patada en el culo… Esto es lo que sucedía en esta especie de exorcismo tecnológico (…) Es tecnológico porque sabes que sabes dónde poner los dedos y cuál botón oprimir.’ Explica que en un exorcismo al uso el sujeto se desencadena, algo totalmente opuesto al método de hipnosis que él aplica, donde la voluntad del hipnotizador no se enfrenta a la del poseedor. Matiza el profesor que es imprescindible que el sujeto afectado por un parásito alienígena tome consciencia propia de la intromisión de la que es objeto por parte del ente transdimensional, pues es su voluntad como individuo la que cierra la puerta al parásito.

Video 2: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/15/JiWT96Rfm_g
El inusual fenómeno de la combustión espontánea. Menciona a Alex Torinesi, con quien ha escrito un artículo al respecto. El profesor señala que su enfoque inicial (que la combustión era provocada ‘accidentalmente’ por el manejo de tecnología de rayos por parte del ‘gris’ que procede a una abducción) hoy la considera errónea.
Las estadísticas señalan que el fenómeno es más frecuente en mujeres que en varones. Menciona los casos de dos abducidas cuyas madres habían muerto por esa razón, por lo cual comenzó a relacionar ambos fenómenos: ‘Nos dimos cuenta que, cuando la parte anímica entraba o salía del propio contenedor, se creaban situaciones de aparente calor (…) Es una situación arquetípica, el arquetipo, el símbolo, la imagen, el fonema, sientes dentro que te estás calentando, pero no quiere decir que esto suceda realmente, es una sensación. Habíamos interpretado que (cosa que aparenta ser cierta) cuando la parte anímica se separa del propio contenedor se tiene una sensación de frío y que, en cambio, cuando se entra se tiene una sensación de calor. Esto podría ser explicado técnicamente por el Tercer Principio de la Termodinámica, con la energía de cohesión, que es la que dice que cuando un protón y un electrón se ponen juntos para dar un neutrón, surge calor. Está claro, es la energía de cohesión. Esto significa que la parte anímica era termodinámicamente más estable cuando estaba ligada a las otras partes del cuerpo. Entonces, cuando está ligada a las otras partes del cuerpo, saca la energía. En cambio, cuando lo tienes que separar, tú le tienes que dar energía. Entonces, ¿qué sucede? Que se enfría el cuerpo (…) Entonces empezamos a pensar que la voluntad de la parte anímica la que provocase ese extraño fenómeno de calor. (…) O sea, ¿y si fuera que la parte anímica da, en ciertas situaciones, demasiado calor al propio contenedor y, por algún misterioso motivo, lo acaba fundiendo? (…) La solución: el sujeto, la parte anímica, cuando inconscientemente se siente atacada por el parásito, inconscientemente, emite un acto de voluntad que hace que suceda un milagro. Un acto de voluntad que tiende a destruir físicamente al propio Lux, por ejemplo, que es el parásito luminoso. Cuando esto sucede, si el cuerpo está cerca, pobrecito, la parte anímica tal vez exagera un poco y quema, además, al contenedor’.
Malanga cuenta el caso de una paciente que lleva tratando en varias sesiones. Lo ha llamado y le cuenta un sueño, que consiste en visita a dormitorio de dos entes tipo militar que tratan de llevársela mientras ella se resiste. Lo notorio, según la chica, es que al despertar encuentra su almohada quemada. En otro episodio, esta vez mientras está estudiando sentada en silla de plástico, siente la necesidad imperiosa de levantarse inmediatamente. Lo hace y, instantáneamente, la silla es cortada misteriosamente como por una espada láser, que la funde en dos. A fin de comprender lo ocurrido, el profesor la induce a estado hipnótico: ‘La escena que ella describe en el sueño, que no es un sueño, es la siguiente. En cierto punto, digámoslo con palabras simples, se bloquea el tiempo. Todo está detenido. No hay más nadie. Ella se da la vuelta y dice no está ni siquiera el pez en la pecera. La mamá no está, porque cuando llega el alienígena, ya lo sabemos, tú estás en una burbuja espacio-temporal, por lo cual está sólo tú dentro de ella; con los objetos, o sea, con todo lo que no tiene consciencia. Todo lo que tiene consciencia continuó hacia adelante en el film; tú quedaste retrasado (…) en una pseudodimensión en donde no hay nada, está sólo el alienígena que interactúa contigo. Entran estos que no son militares, sino tres alienígenas del tipo ese que llamamos ranas, de los que tienen las yemas de los dedos grandes. Uno de ellos pone a la chica al hombro y trata de salir, pero la chica se resiste y se golpea la rodilla. Pero en un cierto momento, la escena cambia. La parte anímica se separa de su contenedor y continúa viendo la escena desde arriba, y en ese instante, a los dos que están detrás se le prenden fuego las ropas. Y pregunto, en la reconstrucción (sesión hipnosis), mientras esto sucede, a la parte anímica: ¿qué es lo que está sucediendo? Y ella responde: Fui yo quien prendió fuego a las ropas. De hecho, estos dos, en la tentativa de apagarse, se escapan y salen de la casa. Entonces yo, que siempre soy un poco malvado, le pregunto: ¿por qué no prendes fuego también al tercero? Y la respuesta de la parte anímica es simple: No puedo, ese tiene mi contenedor en el hombro. No lo voy a quemar, a mí, el contenedor me sirve. En ese momento, la chica es tirada velozmente sobre la cama y el tercer tipo escapa, y lo que sucede es que la chica, la parte anímica vuelve a entrar como una tele cámara…

Video 3: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/14/TuPCqt-Dp7M
…móvil en el interior de su contenedor y se duerme; al hacerlo, una parte de la almohada se prendió fuego’.
Prosigue el profesor narrando la hipnosis. Ahora va a la segunda escena vivida por la chica: ‘Ella, que se había liberado de su Lux, está en el jardín (sentada, estudiando), y su parte anímica siente que el Lux quiere volver a entrar, y sale de su cuerpo; la parte anímica siempre sale del cuerpo cuando quiere hacer algo, y fulmina al Lux al instante; y estando el Lux cerca de la silla, éste paga las consecuencias. La silla queda partida en dos. Entiendo, a este punto, que la parte anímica -que es capaz de hacer milagros (llamémoslo así)- es la que produce estas situaciones ligadas a la emisión de fuente de calor (…) este tipo de combustión está, efectivamente, relacionada con las abducciones. Y es la parte anímica que, aun cierto punto –al menos en la historia de aquellos que tuvieron combustión espontánea- se harta y dice a mí este contenedor con tanta gente, y lo prende fuego. La parte anímica se separa, el pobre contenedor pierde, y de este modo cruento se acaba la abducción. O sea, la parte anímica se hartó. Esto nos permitía decir: La parte anímica tiene una posibilidad que podemos utilizar. Y veremos si funciona en las futuras hipnosis; así, como un cañón, la regulamos, le damos una orden post-hipnótica, y si está contenta la realiza, veremos si da buenos resultados. (…) Lo que sucede es que yo le digo a la parte anímica –en un estado de hipnosis profunda-: Mira, si sabes hacer esto, la próxima vez que veas venir a un alienígena, le das una chamuscada y no vuelve más. (…) La parte anímica te dice enseguida: no he venido aquí para destruir a nadie. No tengo que terminar con nadie. La traducción arquetípica es terminar. Y yo no le puedo decir que asesine aquí o allá. (…) le tengo que decir haz algo para que esos entes entiendan que no viene al caso insistir contigo y te dejarán.’
El profesor cuenta que re-programa a la parte anímica para tal fin, la paciente va a casa, y tras varios meses de tranquilidad, la chica lo llama (ella desconociendo lo hablado durante la hipnosis, pues él no lo comenta) y le cuenta que se ha levantado con alguna quemadura, por lo que ha sido vista en el hospital. Las quemaduras responden, a juicio siempre del profesor, a la re-programación, en la que él había dicho al Ánima (¿parte anímica?) que se defendiera, a lo que ‘Ánima dijo: muy bien, así se hará’.

Video: 4 http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/13/_EX8ADH5Is0
No obstante, a Malanga no le cuadra algo: si Ánima / Parte anímica responde ‘mecánicamente’ a la programación, ¿cómo es que la chica vivió un nuevo episodio de abducción? Su explicación: ‘La parte anímica es como un niño pequeño que no tiene capacidad de extrapolación (…) le falta el eje del tiempo; tiene el eje del espacio. Por lo tanto, cuando le presentas un argumento que podría parecer una fórmula matemática, pero ella (la parte anímica) no tiene la capacidad de extrapolar porque tiene un parámetro solo, y se necesitan dos, el espacio y el tiempo (…) Cuando le dije a la parte anímica no te dejes embaucar por el alienígena (y este fue un error que tuve cuando hice la reprogramación del ánima), no le advertí lo mismo acerca de los militares (…) Desde el punto de vista anímico, que no tiene el eje del tiempo, así como la parte espiritual, que no tiene el eje del espacio, no se les puede pedir que interpolen; es la mente la que sí lo hace, porque mente tiene espacio y tiempo y, por tanto, ve exactamente lo que quieren espíritu y ánima, las une y hace la interpolación clásica, de todos los días. A ánima hay que darle todas las instrucciones precisas; es decir: no te dejes embaucar por un alienígena insectoide, ni reptil, ni por los militares, ni por ningún otro’ (Se programa a Ánima, no a la Conciencia, sino la energía y el espacio, que son los dos ejes fundamentales sobre los que Ánima se mueve. Es decir, la parte virtual – Extraído del vídeo 9).
El profesor continúa con la narración: ‘La chica está en una camilla en un laboratorio, donde hay una máquina que le coloca una aguja en los brazos, sangre o líquido que entra y sale, desembocando en otra máquina, como de lavado, y probablemente termina en el alienígena que está en el otro lado. Es una tentativa de regeneración, con las técnicas oportunas, al alienígena que lo necesita o morirá. Por tanto, necesita tu sangre o algún componente de ella. Esta es una escena que hemos visto 60 mil veces antes en hipnosis (…) Ella se había dejado raptar por militares (…) Ella está haciéndose esta extraña transfusión (…) de opiáceo, dice ella, inoculado en la sangre (…) En un cierto momento se abre una puerta en la distancia y entra un insectoide de dos metros y ella lo fulmina inmediatamente. En el laboratorio, los militares retroceden y no sabe cómo comportarse. El insectoide, incinerado, pero la operación de limpieza de sangre no ha terminado. Sacan velozmente las agujas y los cables, vuelven a tomar a la mujer y se la llevan sin que haya terminado la operación y la devuelven a su casa. A la mujer le quedan impurezas en la sangre, que al día siguiente le crearán la enfermedad síndrome de Steven-Johnson. No era, como pensábamos primero, un aumento de la condición calorífica sobre el contenedor, sino sobre el insectoide, allá en el fondo, sino que era un problema relacionado con la velocidad con la que esta mujer había sido devuelta a casa y apareció llena de toxinas de tipo opiáceo (…) Entonces, se le hace de nuevo hipnosis, y se le dice a ánima lo que tiene que hacer (…) Y de este modo hemos sacado de abducción a un cierto número de personas. La parte anímica es capaz de producir una emisión de calor’. Añade que para quemar la silla serían necesarios 1200 grados en un microsegundo, porque hasta 900 grados resiste esa silla, haciéndolo sin humo ni carbonación. Y hace hincapié en el problema de los militares: ‘Es el que más fastidio de todos da. El militar no quiere dejarte, no hay nada que hacer. Pasaron días y meses…

Video 5: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/12/wbNqi9_nDgI
…y ella vuelve a la consulta y cuenta lo vivido con un militar, pues en la última sesión no había programado al ánima acerca de los militares. Así que la habían vuelto a abducir los militares, que me contó con detalle. En la hipnosis ocurrió algo imprevisto que nunca había ocurrido (cuenta el profesor que eso que ocurrió él no cree que fuera invención de la paciente, pues ella no era consciente del contenido de las sesiones precedentes.); yo estaba haciendo una truco para tratar de liberar a los pacientes en una sola sesión; algo que aun no sé si es efectivo (…) Tomo a la parte anímica en hipnosis profunda y lo que sucede es que la paciente cambia el tono de voz. El tono de voz cambia cuando el número de Hertz de las cuerdas vocales es diferente. En una hipnosis, uno tiene que tener 100 o menos de 100 Hz. Es decir, que casi no se logra ni hablar, porque la parte anímica está tan separada del contenedor que es trabajoso hablar. Cuando, en cambio, las cuerdas vocales asumen un tono más fuerte, quiere decir que hay algo raro, porque no es la parte anímica la que tiene el cuerpo, sino algo distinto. Una de esas cosas distintas es, por ejemplo, el parásito alienígena. Cuando intento hablar con la parte anímica y el parásito alienígena toma el control y emerge, se escucha que los Hertz aumentan. Entonces, la voz me habla y pregunta: ¿quién es?’.
Malanga cuenta que la situación es similar a cuando se habla al teléfono con alguien desconocido. La voz le pide que se identifique. Malanga piensa en ese momento que el único que puede ser es el militar (el Lux fue quemado en la silla, luego ocurrió igual con el insectoide), interfiriendo a través de un microchip, desconociendo quién le está hablando al ánima del contenedor. El profesor responde: ‘escucha, querido, no te puedo decir quién soy porque esto es una operación secreta de la que tú no estás informado. Estamos tratando de verificar si eres capaz de comportarte correctamente en una operación fuera de control. Yo tengo tu identificación delante y me responderás a las preguntas que voy a hacerte, para ver si eres capaz de afrontar esta inusual situación’. La respuesta fue escueta: ‘Sí, señor’. Y comienzan un diálogo de unos 20 minutos, y le dice al supuesto ente: ‘Sé que este contenedor te ha dado problemas últimamente? He visto que ha eliminado uno de vuestros insectoides’, a lo que el ente responde: ‘¿Qué dice, señor, el 4912? Señor, eso que usted llama insectoide es el 9052.’ (Malanga se sorprende de cómo la identificación que desde el otro lado se hace es toda numérica. Él responde al ente afirmativamente y éste prosigue) ‘Y son problemas de esos que usted llama alienígenas, señor, del 9052. Lamentablemente, algún imbécil ha enseñado a quemar a los alienígenas’. El profesor sigue contando la experiencia: ‘Cada cierto tiempo me preguntaba pero, ¿quién es usted, señor? O yo no puedo responder a sus preguntas, a lo que yo respondía ahora te lo digo, mientras tanto, ¿tú, cuantos años tienes? Veamos si me coincide con lo que tengo en tu ficha. Militar: ’87 años, señor’. Malanga: ‘Los llevas bien, pero ¿cómo te mantienen con vida? ¿te dan algo, cuál es el procedimiento? Militar: ‘No estoy autorizado a decírselo, señor’. Malanga: ‘¿Cómo has sido enrolado? Hablemos un poco’. Militar: ‘Fui enrolado durante la última guerra mundial, cuando tenía 20 años. Todo ha comenzado ahí. Usted lo sabe perfectamente, señor’. Malanga: ‘Qué significa todo ha comenzado ahí?

Video 6: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/11/pjzfS8sYV9g
Todo ha comenzado ahí… Reflexión del profesor: ‘La superraza de Hitler es algo que se asemeja mucho (Tavo: ver menciones de los Cassiopeos de Laura Knight al respecto del nazismo y el futuro con intervención alien.) a la tentativa de construir una raza con ánima. La idea de que los alemanes perdieron es falsa, pues hicieron vencer a los USA, que son iguales a los alemanes. Lo son en la falsa democracia, el analfabetismo de sus ciudadanos, ciertas leyes, los símbolos de poder (…) El mito de la superraza, altos y rubios. Además, en las abducciones se describen los cilindros de vidrio, en algunos casos con descripciones similares a Hitler (Tavo: esto me parece realmente absurdo. Las elucubraciones que hace Malanga aquí me parecen muy vagas y simples). Todo ha comenzado ahí… No es que este muchacho tenga 87 años. Habrá tenido 20 al tiempo de la guerra, pero ahora está en el futuro (…) ha sido aprehendido y llevado directamente al futuro. ¿En qué ubicación estas?’ Militar: ‘Señor, no se lo puedo decir’. Malanga: ‘¿Cómo que no me lo puedes decir? Lo tengo aquí escrito y sólo quiero saber si eres capaz de responder correctamente’. Militar: ‘Estoy en el 2035, señor’. Malanga: ‘Vale, ahora veamos si eres capaz de localizarme’. Militar: ‘Si, es necesario un poco de tiempo… Italia, señor’. Malanga: ‘Italia es muy grande. Sé más preciso’. Militar: ‘Necesito tiempo… Toscana… Pisa’.
El profesor explica que a través de este diálogo trata de verificar si se trata de una operación espacio-temporal. ‘Es decir, la persona tiene 20 años, está en el nazismo, es aprehendido y llevado a una base alienígena-militar en 2035 / 2037, no recuerdo con precisión, pero coincide con los 87 u 89 años que me ha dicho. Yo le digo pero hablas bien italiano, a lo que él responde que sí, que él es italiano, su madre es italiana y su padre es israelí’.
Malanga, acerca de esto último, menciona el episodio con el insectoide: ‘¿Por qué es israelí? Porque cuando esta abducida es raptada el alien que aparece es siempre el insectoide… por lo tanto, en este caso nos encontramos con que son los mismos datos. No hay peligro de equivocarse.’ (Tavo: la verdad es que no entiendo la asociación que hace en este punto.)
En un momento de la charla con ese militar, el profesor le revela su identidad. El ente cambia el tono de su voz y le responde: ‘Ah, profesor, antes o después teníamos que encontrarnos’. Malanga dice que el ente comete un error interesante al llamarlo ‘profesor’, pues la paciente nunca lo llamaría así, sino ‘doctor’, que es lo que él es. El ente le añade: ‘Es inútil lo que está haciendo. Tenemos informes acerca de usted’. El profesor le dice que han cometido errores, puesto que él está quitándoles de las manos a ese contenedor (la paciente), al cual le quitará los microchips que tiene instalados en el cráneo, luego no podrá ser monitorizada. La respuesta del ente es que eso no es posible, pues habría de abrirse la cabeza para extirpar los dos chips: Posicional, en la frente, subcutáneo y Emocional –para modificar el comportamiento e incluso ‘apagar la parte anímica, sin que pueda ser contactada’-, que se instala vía nasal, rompiendo el hueso esfenoides, e instalándolo cerca de la glándula pineal.

Video 7: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/10/WZoWSxEDoAQ
Cuenta Malanga que le dice al militar que será el propio ánima quien ‘funda’ los dos chips del cráneo. Para ello, cuenta, hace emerger al ánima (que ha estado atendiendo la conversación) y la hace vibrar cada vez más (‘Le he dicho al ánima que luche contra vosotros’). Malanga: ‘Mientras hablo con el militar, él no se da cuenta de que al decir lo que he dicho estoy avisando a la parte anímica, y le he dado una información. En todo el coloquio anterior le había dado información de este tipo; por lo tanto, cuando me dirijo a la parte anímica y le digo que salga y que destruya los dos chips, contamos hasta diez, los funde y se acaba el contacto. Y a partir de ese momento, la mujer no ha vuelto a ser raptada nunca más’. Añade que, lógicamente, hay que dejar pasar más tiempo antes de ver si el tratamiento ha sido completamente efectivo. Menciona, además, que con otro paciente ha logrado vivir una experiencia con militar similar a esta. Producto de esa confesión, se sabe que es la parte anímica (ánima) la que a ellos interesa. Ante la pregunta (al militar) de quién ganará, el ente responde que ellos, los aliens. ‘¿Seguro?’. A esta pregunta, el militar insiste: ‘Ellos están convencido que sí’. Malanga explica perfectamente la mentalidad grupal (sólo ven lo que desean ver en función de los intereses de sus amos) de los militares, tan propia del Sistema de Control.
El profesor explica la distorsión temporal existente respecto de la presencia del alien durante la abducción. Se trata de una ruptura temporal, del cual es extraído el abducido. Todo lo que es animado, lo que está vivo, desaparece en el momento de la abducción. Menciona que cuando el abducido es llevado a una base militar donde hay seres alienígenas, la iluminación es a base de velas, pero hay cilindros de vidrio.
‘Se está en un espacio-tiempo diferente’. Cuenta que una abducida señaló con Google Map la base donde fue retenida: Base de Aviano, con algunas variaciones respecto de su estado actual, lo que sugiere que fue en un tiempo pasado. Varios son los abducidos que mencionan Aviano, donde hay reptiloides, insectoides, etc, no tanto en zona profunda, sino subterránea hacia una colina cercana.

Video 8: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/9/4p74uPHIs7Y
Bohm, físico que defiende que el tiempo y el espacio son sólo ideas que parten de un contexto virtual. Menciona los experimentos de Pribram, neurofisiólogo, con ratones a los que cortaban partes del cerebro en la búsqueda de la localización de la memoria. Los animales iban quedando cada vez más tontos, con dificultades para poder relacionarse con otros ratones, pero no perdían capacidad memorística. Pribram deduce que la memoria no está localizada en un lugar específico del cerebro…
Malanga: ‘Nuestro cerebro está dotado de dos lectores de holograma, hemisferio derecho y hemisferio izquierdo. Son dos máquinas que van a leer en el exterior (virtual), en la realidad, las cosas que hay. Cada hemisferio lee esa realidad de un modo completamente distinto. La memoria no está en el cerebro, ni en las células, sino fuera; es externa. (…) Si nuestro cerebro lee lo que sucede en el pasado, el pasado no ha pasado, no le tenemos a nuestras espaldas. El pasado, en la Programación Neurolingüística (PNL) está aquí (señala la mano izquierda), mientras que el futuro está aquí (señala la mano derecha). ¿Ven como el cuerpo tiene dentro la localización del pasado? Al lado nuestro, igual que el futuro, ambos coexistiendo –co-presentes- con el presente. Inconscientemente, el cuerpo, con la PNL te da este tipo de indicación. Tú ya sabes dónde está el pasado, y no es detrás de ti. (…) Cuando trato de conectarme con el pasado, mi cerebro se conecta –como una videocámara- y va a ver qué es lo que está sucediendo allí. Qué es lo que está sucediendo, no qué es lo que sucedió. En la hipnosis no hago ir al paciente al pasado, sino que le hago vivir el pasado como es en este instante. Que podría ser levemente diferente del pasado que le hacía leer-vivir antes de ayer. Porque cualquier cosa, en el pasado en presente está condicionada por la conciencia, que es la que cambia el pasado, presente y futuro contemporáneamente. Por lo tanto, existe un único momento de tiempo. Pribram y Bohm dicen esto; o sea, un físico y un neurofisiólogo que en origen tienen corrientes de pensamiento diferentes. Este tema nos interesa, porque los alienígenas juegan con movimiento entre pasado, presente y futuro (Tavo: véase similitud con casiopeos de Laura Knight).

Video 9: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/8/Z_VnmlvlO38
Por lo tanto –sigue Malanga-, cuando un de los abducidos es liberado en una de sus existencias, todos los contenedores son liberados en sus existencias. Esto es fundamental. ¿Quién es el liberado? El Ánima. Y Ánima es una sola, en el pasado, presente y futuro. (…) Esos seres son una civilización como las abejas y las hormigas, donde hay una matriz que lo gobierna todo. Es decir, tienen un pensamiento colectivo. Es una característica del Lux. Se trata de una respuesta biológica de supervivencia, pues sólo quien no tiene consciencia de sí mismo necesita aliarse en un grupo. O sea, aquel que no tiene parte anímica. De modo que sea la fuerza de un grupo la que guíe, que los haga comportarse como un único ser. El propio Lux te lo dice: Soy como un transformador. Tomo tu energía y voy a descargarla en la matriz general, donde me conecto y desconecto.
En realidad es como si sólo hubiera un Lux, que se divide en muchas partes, y vienen a molestarnos.
(Tavo: parece que queda claro que, cuando Malanga habla de ánima, estamos hablando de la Vida que sólo puede ser defendida por la acción de la Conciencia.)

Video 10: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/7/aOx80j-zRo4
El profesor narra como, en base a la programación del Ánima antes expuesta, una abducida, ante la aparición de un reptiloide que viene en su búsqueda, hace uso de su voluntad para enfrentarlo, a lo que el ente marcha. Menciona un par de casos interesantes.

Video 11: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/6/1iLXzdj12WI
El profesor explica, sobre la base de que presente y pasado coexisten, que portar conciencia a un sujeto actual resuelve toda la rama que lo ha traído hasta aquí. (Tavo: Esto va en la línea del escrito del 14 de febrero de 1997, Analfabetismo Espiritual y la Evolución del Patito Feo), cuando se menciona: Hemos estado formando cuerpos-templos que unidos a la Fuerza Creadora de su Dios –en cada uno de sus seres- sepan librar batallas contra la Bestia en cada una de sus capas conscientes en sí mismo. Desde nosotros –como seres sin cuerpo- luchamos y construimos ese negativo en positivo, dando pasos en cada hombre y mujer a una conciencia más abierta, más iluminada, que los ascienda; y en su evolución venciendo todas estas etapas que en su negativo los negativizó.)
(Tavo: la derivación de Ánima, en tanto que el ser humano se expresa en inconsciencia, son los torpes procesos mentales que rigen nuestros cuerpos-templos. De ahí la importancia de llevar a cabo el proceso de desprogramación / descondicionamiento haciendo la división templo - ser, que nos haga tomar conciencia y proteger a Ánima.)
Malanga: ‘Lo que cambia es la Conciencia, que es la única cosa real del Universo que interactuando con él mismo, es capaz de ver las cosas de un modo más preciso que antes.’

Video 12: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/5/ezdzPZ01fDU
Ahonda en los conceptos del tiempo y la conciencia. En principio, nada relevante.

Video 13: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/4/5QouuKmsN68
Aquí hace algunos comentarios bastante interesantes acerca de la lucha del Espíritu por manifestarse: ‘Aquí estoy en un lío, por una serie de motivos técnicos que están relacionados con la convivencia del Lux (Tavo: ¿podríamos identificar al Lux con los ingenieros del Sistema de Control?) con el Espíritu. El Lux tiene tan enjaulado al Espíritu, y lo ha estupidizado, que el Espíritu libre, el verdadero, no está (Tavo: Por estar se entiende que no permanece activo en la materia) (…) Además, aun cuando Espíritu lograra, de alguna manera, hablar con toda la otra parte de sí (Tavo: ¿Parte Anímica?), tiene que decirle a la parte anímica que dé la información (Tavo: Información, se entiende, sobre la problemática alien).
El resto del video es acerca de experiencia de abducción con ‘copia’ en cilindro.

Video 14: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/3/EsuFIHDqVqg
Ahonda en la experiencia abducción con elemento copia, en donde el receptáculo-cuerpo está, en algún modo, conectado a la copia, dondequiera que esta se encuentre. También cuenta caso de señora que ‘lleva sobre sí’ la memoria de un contenedor previo, el de un rabino (la señora escribe en hebreo sin tener conocimiento del mismo) que está tratando de descubrir mediante la escritura cuál es la relación de los entes que lo abducen con Dios.

Video 15: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/2/GxR4_XALRaI
Intrascendente para el tema que nos ocupa.

Video 16: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/1/4KX9eOTxkU8
Retoma lo mencionado en el video 8, sobre el cerebro: ‘Nuestro cerebro está dotado de dos lectores de holograma, hemisferio derecho y hemisferio izquierdo. El derecho es la parte anímica y no tiene el eje del tiempo. El izquierdo es la parte espiritual que no tiene el eje del espacio, por lo tanto no se hacen interferencia, porque ambas están midiendo dos cosas distintas en un único momento, pero son máquinas distintas.’
Menciona cómo determinadas crisis o estresamientos energéticos futuros (pone el ejemplo del 2012) son percibidos arquetípicamente por aquellos que, según la lectura que realizan de dichos arquetipos, serán más o menos precisos.

Video 17: http://www.youtube.com/user/agbyoutu#p/u/0/wgQdTk3ZVto
Hasta aquí traducidos a día de hoy, a falta de 2 videos más. Finaliza hablando de los hemisferios cerebrales, sincronicidad, implantes con ciertos caracteres hebreos…

4 comentarios:

heliotropodeluz dijo...

Ha comentado cosas muy interesantes sobre el Tiempo y la Consciencia.
El puzzle empieza a tomar forma y a mostrar el dibujo.

No se trata tanto de la exactitud o de las pruebas que siempre piden los ciegos, como de abrir caminos mentales que permitan encajar lo aparentemente inconexo para dar significado en un contexto más alto.

Me haré eco de su libro y sus videos.

Tavo Jiménez dijo...

Exactamente, heliotropodeluz. La aportación de Corrado Malanga llena un hueco importante, que ayuda a dar forma al puzzle, junto con lo expuesto por otros investigadores, como Vallée, Mack, Freixedo, así como lo que cada uno deduce. Un abrazo. Tavo.

Anónimo dijo...

I would like to exchange links with your site tavojimenezdearmas.blogspot.com
Is this possible?

Anónimo dijo...

Help yourself. Feel free to take anything you want from my work, my friend. =) Tavo.