martes, 3 de noviembre de 2009

Guía para un Nuevo Milenio

Ensayo provocador que propone al lector que arranque de sí los estridentes ropajes que envuelven a la espiritualidad; le invita a que desprecie las solemnidades que envuelven las apariencias y -en definitiva- que le pierda el respeto a los asuntos mundanos que se construyen sobre la hipocresía y la mentira.
Guía para un Nuevo Milenio es una denuncia de cómo la creencia en divinidades de dudosa reputación no es sino el síntoma más evidente de nuestras deficiencias psicológicas y emocionales. Pero no sólo se pone en la palestra a las divinidades, también a los líderes que arrastran al mundo hacia el abismo.
En la obra se expone la hipótesis que nos habla de unas entidades sobrehumanas que son hostiles, pero con el talante suficiente como para pasar inadvertidas. Entes que esclavizan a la humanidad en el nombre de Dios, la dividen y se burlan de ella.
Todo ello y más, a través de un libro cocinado –sin aditivos- para el hoy y el mañana.

Guía para un Nuevo Milenio está a la venta en Internet, mediante la siguiente página: http://www.lulu.com/product/tapa-blanda/gu%c3%ada-para-un-nuevo-milenio/2400340

En la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria está disponible en la Librería Babón, Calle Galicia, nº 32.

Material adicional - Conferencia sobre los temas tratados en el libro, celebrada en Las Palmas el 6 de junio de 2009. Al final, entrevista radiofónica de Enigmas & Misterios a propósito de la obra:

(Pon en pausa el reproductor musical)











Enlace a la entrevista realizada por Enigmas & Misterios, donde puedes escucharla o descargarla:
http://www.ivoox.com/guia-para-nuevo-milenio-audios-mp3_rf_121867_1.html

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Tavo, tengo una duda, en tu charla comentas que, al parecer, estos entes necesitan el consentimiento humano para actuar. Entonces, yo me pregunto, ¿cómo encajaría el tema de las abduciones ya que se hacen contra la voluntad de las personas? Me refiero, sobre todo a aquellas en las que someten a las personas a sufrimiento. ¿Les basta el consentimiento de nuestros representantes? Es decir, si el gobierno da permiso ellos se sienten libres de actuar?. No sé si me explico. Gracias

Tavo dijo...

Te explicas perfectamente. Puesto que cada caso de abducción es -habitualmente- individual, entiendo que la motivación de esos entes varía según sean las condiciones previas de los abducidos. Habrá algunos más predispuestos, otros en absoluto nada deseosos de vivir semejante experiencia. Ahora bien, sospecho que la mayoría de quienes han acabado experimentando una vivencia dramática, no lo eligieron. Y tampoco pudieron evitar que el hecho se repitiera sistemática. ¿Existen unas condiciones que desconocemos, por las cuales se abduce a quienes incluso indirectamente se niegan a ello? Lo doy por hecho. Si bien es cierto que en el ámbito cotidiano, fuera del fenómeno de abducciones forzadas, parece que se requiere de un consentimiento no explícito para que esos entes ejerzan una influencia sobre los humanos, en las abducciones la problemática es mayor. No parece que exista esa premisa de la voluntariedad. No tengo las respuestas, aunque creo que la vía de comprensión está en dos posibilidades: 1) La voluntariedad que precisan en el ámbito cotidiano se la saltan en los casos de mayor hostilidad, las abducciones. 2) Existen factores que desconocemos de las vidas de cada uno de los abducidos, que podría ser los detonantes inconscientes que abren la puerta a la posibilidad de ser abducido. Entiendo que para profundizar en las respuestas necesitaríamos conocer cada caso concreto de abducción con más detalle; sobre todo, los elementos familiares que enlazan con el pasado. Espero haber aclarado en algo tu duda, que por otra parte, demuestra que reflexionas perfectamente el tema en cuestión. Gracias por tu interés. Saludos. Tavo.

Anónimo dijo...

tavo:por completo de acuerdo, o casi en todo con tu hipotesis de trabajo como la llamas , pero querria saber porque no nombras a andreas faber kaiser en tus bibliografias y creo que es una base de informacion importante en lo que dices . se puede saber porque o no he atendido demasiado tus oratorias o escritos . saludos , eduardo.

Tavo Jiménez dijo...

Saludos, Eduardo. La respuesta a lo que me preguntas es sencilla: he leído muy poco de Faber Kaiser. Ese poco me ha parecido muy interesante y coincidente con mis propias conclusiones. Supongo que la dificultad para acceder a su obra es un punto en contra. No sé si hay algo de su trabajo disponible o está descatalogado. No obstante, insisto, muy interesante su trabajo. Saludos cordiales, y gracias por escribir, Eduardo. Tavo.